16 may. 2009

Ménage à trois Parte III

ETIQUETAS:   /  19 Comentarios    
-Podemos compartirla Me volví extrañada y algo turbia... Dos morenos atractivos, pero en paquete, los doss... Me asusté. Una extraña sensación, el mar de soundtrack y cuatro manos invadían mi cuerpo.... Lo sentía dividido, partido en dos, era dos mujeres en una...

La primera; Era pausada, lenta... Como todas quieren su primera vez... Entre pétalos de arena y besos de agua. Parecía que conocías mi cuerpo a la perfección, que en mi cara leías las instrucciones, ibas tan despacio y me gustaba...

Me recogía entre tus brazos y te abrazaba con mis ojos, lamías mi ser y buscabas mi alma en cada beso, no necesitaba seguir tus movimientos porque tu cuerpo buscaba los míos, sabías que botón apretar, que caricia dar... Hacías todo tan correcto... Y me asusté.

Te detenías en cada punto tomándote tu tiempo en cada caricia, años de experiencia se sentían en tus manos y mi cuerpo te lo agradecía, te cantaba entre gemidos y algún otro grito... Leías mis ojos, me mirabas, me buscaste la boca y te besé... Tenías ese sabor amargo de cigarro recién fumado, entre salivas y labios, el sabor se fue...

Aún no habías llegado a mis senos y te deleitaste con mi cuello, lo mordisqueabas tan suave que apenas lo percibía... Temblaba de frío y me abrazaste... Te abracé.
Te tocaba tan tiernamente, me deleitaba agarrándome frebilmente a tus nalgas, llegué a tu miembro lo agarraba con delicadeza pero mi lado izquierdo me poseía y te apretaba tan duro, besabas mis senos y te soltaba nuevamente...

Cantaba cual sirena, junto con las olas suplicándote que no me dejarás de tocar, de besar, de acariciar... De abrazar...
Cada repliegue de mi lado derecho probaste, no dejaste un solo lunar sin saborear... Ese lado en que me vuelvo solo cuando un caballero sabe llamar...

La segunda mujer; Agitada porque te habías lanzado, intentaba seguir tus movimientos, mas no podía. Asustada, extasiada... No lo sé describir, mi cuerpo temblaba de frío (o esa era la excusa)... No entendía la reacción que tenías con mi cuerpo... Me Besabas, me mordías con tanta rapidez, saboreabas mi cuerpo salado por el agua de mar, buscabas mi boca y te la negaba, eran tantos los jadeos que no hubiese podido besarte, te habría arrancado la lengua de un mordisco...

No sabía que hacer con mis manos y te agarraba la pija tan fuerte, con la misma dureza con la que arrancabas mi piel, te arañaba, te mordía... Y te gustaba (nos gustaba)... Entre más duro lo hacía más me mirabas con ojos lascivos, más empalmado te ponías, como ibas creciendo conforme te aruñaba y te apretaba... Te sentí tan duro en mis manos...


Caricias agresivas y primerizas de
un adolescente que no conoce la delicadeza del cuerpo femenino, inexperiencia que hacía salir tu lado salvaje, kinky... Me volvías loca... Jalabas mi pelo y entre balbuceos y gemidos quería que no te detuvieras... Tan desesperado que olvidabas el camino y no te importaba... Las manos bajaban y volvían a subir... Arrancabas mis entrañas, las esparcías en la arena y nuevamente con besos y caricias la volvías a acomodar dentro de mi ser.

Rasgabas mis tetas, sentía tus uñas, las metías en la boca y te prendías a ella y la volvías a relamer para limpiar los rastros de dolor suculento que sentía. Completamente carnal y masoquista, tus dedos, tus labios, tu lengua... Entre gemidos y hasta gritos, cuál masoquista te pedía más... Era ese dolor excitante, el que punza y aún así quieres más. Tomabas posesión de
mi lado izquierdo... Ese lado perverso que sale solo cuando lo pides en la oscuridad con mordiscos y algo más.

En las curvaturas de mis muslos se deleitaban y para "sorpresa" los dos se encontraron en mi lado central... Ese otro que también tiene labios y que solo se puede compartir con otra boca... Temblorosa, demasiado asustada ante tanta polarización de sentidos, tanta división de cuerpos... Y sin sábanas donde disfrutar, la arena empezó a picar... Paramos de jugar... Sé que tuve que escoger... Pero no recuerdo bien, porque lo escogí...

19 comentarios:

  1. Si hay parte 4... Pero no recuerdo porque escogí al que escogí...

    ResponderEliminar
  2. Tamaño de zapato? Zaaa!!!
    Je je.

    ResponderEliminar
  3. WWWOOOOOWWWWWWWW
    Yo quiero algo asi
    AAAAAhhhhhhhhhh

    ResponderEliminar
  4. como que me dieron ganas de ir a la playa...
    excitante, muy bueno el relato....

    ResponderEliminar
  5. chee!!! esa playa esta buenísima...

    ResponderEliminar
  6. Cómo que escogió???? Por qué?????

    ResponderEliminar
  7. escoger? otro final abruto!¬¬
    mucha intriga ka!!
    ajajaja

    ResponderEliminar
  8. Ja jaaaaaaaaaaa en serio, la arena pica mucho, para los que no han probado playa, lleven SIEMPRE una sábana.

    Escogí... Porque... Dii porque para donde ibamos demasiado descaro estar con dos...

    Compartía cuarto!!

    ResponderEliminar
  9. Ahhhh que putada tan rica!

    Saludos por cierto me gustan bien putotas...(a quien no...)

    ResponderEliminar
  10. Hot hot hot es poco jajaja y si porque escogio???!!!! noooooo eso no se hace XD jajajaja

    ResponderEliminar
  11. PUCHA!!

    yo hubiera querido leerte enfiestada con la rubia...

    ResponderEliminar
  12. Las mujeres tiene un agujero mas q nosotros... se puede saber xq escogiste... en lugar de seguir disfrutando el momento...??? la arena...??? quien se acuerda q la arena pica en ese momento...??? jeeeeee... ñauuuuuuuuu...!!!

    ResponderEliminar
  13. que excelente conjuncion de lados, un deleite!

    "Cada repliegue de mi lado derecho probaste, no dejaste un solo lunar sin saborear... Ese lado en que me vuelvo solo cuando un caballero sabe llamar...

    Tomabas posesión de mi lado izquierdo... Ese lado perverso que sale solo cuando lo pides en la oscuridad con mordiscos y algo más.

    En las curvaturas de mis muslos se deleitaban y para "sorpresa" los dos se encontraron en mi lado central... Ese otro que también tiene labios y que solo se puede compartir con otra boca..."

    besotes

    ResponderEliminar
  14. Uy yo quiero!!! aunque la arena no es buena idea ...

    ResponderEliminar
  15. Ya les dije, soy un dolor de guevos....

    La arena siii importa, hay detalles que hacen que me pierda y en ese caso fue la arena...

    No estuve con dos... pORque aún soy virgen de un "hoyo" y espero serlo de por vida.

    :D

    (si las putas también tenemos tabués).

    ResponderEliminar
  16. Ménage à trois una de las practicas más comunes que se practican hoy para esconder muchas tendencias sexuales que no se desean reconocer, así que muchos la disfrutan, aunque siempre he creído que el sexo es solo entre dos personas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Jeje, pues te dire que yo hice el mismo paseo que vos, aunque no pasó nada digno de mención, al menos no a nivel de este blog, seguro fue por estar fuera de temporada. ;-)

    ResponderEliminar
  18. Nunca lo hice en la playa, imagino que la arena debe ser un engorro... Habrá que tener una buena toalla para estas ocasiones...

    Un abrazo,


    Josep

    ResponderEliminar

Comenten cabrones