10 ago. 2017

Trabajo en equipo: Producción Audiovisual

Me ha estado pasando, que me levanto en la madrugada, tengo pensamientos ligeros y vuelvo a dormir.

Ayer en la locura, apunté en el celular la idea. Hoy la leía, brillante. Brillante sí éste no fuera un blog de experiencias malosas...

Soy una gurú del "management" y yo perdiendo mi tiempo en otros asuntos.

* Semidormida, quizá, igualmente es divertido creerlo, partiendo de que no creo que a todos nos sirva el mismo remedio, ni el mismo libro de auto-ayuda, o el mismo ejercicio, o la misma decisión. En resumen, creo en el inconsciente colectivo, pero llegando a él mediante el auto-estudio.  

El punto es que ayer tenía una conversación, con las que iniciaron siendo mis compañeras de carrera universitaria y ahora son amigas de la vida, todas estudiamos Comunicación, empezamos en Publicidad y brincamos a la Producción Audiovisual ... (no entraré en detalles en que sólo una trabaja en eso... no yo, que es una carrera que laboral mente no recomiendo a pesar de que amo con mi corazón y a pesar que disfruto las noticias, leer periódicos, artículos, ver películas o anuncios de otra manera, sigo sin recomendarla).

** Diría en este momento, el tinieblo, ya de nuevo metiendo el caballo y cambiando de tema**

El punto, es que me fui con esa idea en la cabeza:  La producción audiovisual y la manera perfecta en que se trabaja.  (en este momento, un productor puede blasfemar y cuestionar su equipo de trabajo y porque algo no está funcionando... pero esa también es otra historia).

La producción audiovisual tiene puestos definidos (todas esas letritas pequeñas que salen al final de la película en que incluye el nombre de hasta la persona que mueve un tornillo hasta el que brindó el dinero): Director Fotográfico, Luminotécnico, Asistente de Grip, Productor Ejecutivo, etc.

Recordé una vez, que siendo Asistente de Producción, necesitaba mover unas luces porque ya quería irme y entre más rápido recogiéramos, más rápido nos íbamos... Empecé a recogerlas, me torcieron los ojos a la lejanía, sentí el veneno... Vinieron a mí y me regañaron, estaba doblando las lámparas mal. La explicación era tonta, una forma diferente de doblarlas, pero cuando me explicaban, lo entendí. Era fácil para que se enfriarán y era lo último que se guardaba en el camión. Lo que hacía que se demorarán menos y fueran más protegidas, así como evitar quemarse las manos al tomarlas.

Dice un dicho que todos matamos las pulgas de diferente manera, pero siempre, alguna manera va a ser más efectiva-eficiente que otra...

El trabajo en equipo, lo siguen viendo como echarse la mano entre todos, pero realmente es la distribución apropiada de las funciones, ni más ni menos, en un equipo multidisciplinario, que cada eje en su posición sabe que hacer, un reloj de cuerda.

Así, debemos construir relaciones, sabiendo que aportamos como equipo, sabiendo que somos un engranaje. Es sincronía, es saber estar allí, aceptar que no sabemos todo,  y la otra parte aportará ese conocimiento/experiencia que no tengamos.

**Aplica para todas las relaciones en la vida.

Muévanse, movámonos, seamos engranaje que fluye.

https://www.youtube.com/watch?v=HthatmJ0OII

2 ago. 2017

Sabes a ¿Chocolate?

Me regañarán después...

Pero cada vez que nos acordamos, viene la carcajada.

---

Estamos en lo nuestro, y me hace un comentario cómo que nada...

Yo sé que él quiere terminar, pero no puede... (Cierro los ojos y no recuerdo mucho, solo sensaciones, así que les miento sobre mis acrobacias o sus piruetas).

Nos soltamos, lo beso, bajo a las caderas, lo chupo...

Me empieza a cosquillear la lengua, siento la boca dormida... Me asusto, me asusto mucho (usualmente reacciono al revés y en vez de paralizarme, veo como moverme) y me empiezo a reír como tonta.


Le hago muecas, él no me entiende... Y entre risas le digo:

-A engua e me urmió.  

Sigo riéndome y empiezó a buscar el empaque...

El condón tenía benzocaína.

Pd. La benzocaína es usada como anestésico - analgésico tópico ( que duerme, quita el dolor y se aplica sobre la piel).

8 jun. 2017

Vos y yo: nosotros

Pensar que ya hemos estado en éstas... Hoy nuevamente.

Vos tan vos, yo tan ... No sé, siempre creo que sigo siendo la misma, luego me reviso y creo que solo el peso y algunas ideas socialistas son lo único que han cambiado. Pero me descubro pensando en nosotros, y sé que sí he cambiado, porque creo y quiero y vivo un nosotros.

Idas y venidas, vos te ibas y yo... yo me quedaba. Nunca entendí... Ahora entiendo, quiero entender.

Pienso en un mundo, en que estamos, vos y yo... Nosotros.

Armé en mi cabeza que te hizo volver... Y me dije a mi misma:

Mi espectacular risa, mis ojos asimétricos, mi zurda manera de resolver el mundo, mi verborrea por explicar aquello que no se puede explicar, esos kilos de más, mi locura por las compras por internet, mi falta de "Buenos días, Buenas tardes, Buenas Noches" o esos tornillos sueltos que ando dejando por la casa y luego encuentras entre tus sabanas.

Pero me respondo, que no... Que lo que nos hizo volver, estar, disfrutarnos, es porque ahora sí somos un nosotros.

Vos y yo, tan únicos, tan reales, tan vívidos, tan nosotros.




20 mar. 2017

Un día de paga

La comida es uno de mis placeres.

Me gusta sentarme a saborear, puedo ir a un lugar muy feo pero sí dicen que hacen buena comida, allí estoy, así como pagar un lugar caro, sólo porque dicen que es famoso en sus platillos.

Suelo ser de las que prefiere comer sola, porque no me gustan que me vean comiendo (además de que hablo mucho, entonces no puedo con ambas). O como, o hablo... Y yo, yo quiero hacer ambas.

Veía el reloj, tenía tiempo, me senté a almorzar.

Ese restaurante es caro, y no amerita tanto su precio... pero tienen algo que pocos restaurantes tienen acá: atienden rápido.

Cuando uno tiene una hora para almozar y debe además movilizarse, agradece que justo terminando de pedir, ya pongan el plato en la mesa. Porque no hay nada más desagradable, que hacerse atragantada la comida solo por la prisa.

Terminé de comer, venía pensando en lo que tenía que hacer...

Y dije, la tarjeta... Dejé la tarjeta. 

Empecé a hacer memoria, abrí la cartera y tenía la tarjeta. Algún paso me había saltado.

No había pagado-

 Me había levantado con total confianza de la mesa y me había venido sin pagar... Había caminado por todo el Multiplaza, había subido un piso y nadie me había perseguido con la cuenta en la mano.

Había hecho lo que había querido hacer muchas veces: Levantarme y no pagar, porque una comida aparte de fea y cara, no debería pagarse. Mucho menos un mal servicio.

No quería devolverme, pensaba más en los tacones, que ahorrarme esos pesos...

Pero algo en mí me dijo, no sea vaga, vaya y pague. A decir verdad, pensaba más que es un lugar al que voy mucho, pensar en la verguenza... Y sobretodo, haberme dado cuenta, me hacía sentir culpable.

 Bajaba las escaleras y justo del lado inverso, venía la salonera.

Me vio ansiosa, se reía nerviosa, yo solo dije:

-Se me olvidó por completo.
-Pensé que había perdido el día.

9 mar. 2017

APUNTES

Unos conocidos en un chat compartido:
-Lo dejo, mi esposa está pidiendo algo y no estoy siguiendo lo que dice.
-Sí, vaya y escuche bien lo que le pide… Sino luego no sabe ni que hacer.
-Ella habla mucho, escucho un 5% y ya estoy agotado.
-Creo que eso es lo que todos escuchamos…

Leía la conversación y no podía parar de reírme…

Me considero de las que habla mucho, pero me dio tanta risa saber lo bajo del porcentaje, pero haberme sentido así. Entendiendo menos del 5%

Recordaba esas veces en que mi mamá pedía miles de cosas para hacer, yo agachaba la cabeza y decía que sí había entendido, porque negarlo era peor.

Intentaba  hacer algo de lo que me había pedido… Y no recordaba NADA de lo que había dicho, solo venía ruido a mi cabeza.

Nada, nada… Ni un pequeño apunte. Practicaba todas las mnemotécnicas que sabía y nada….

Solo venía a mi mente:
Cuidado se le olvida que…. (RUIDO).
Recuerde que tiene que… (RUIDO).
Vaya y haga… (RUIDO).

¿Por qué hago esa observación? En el “ONE TO ONE” del trabajo (ridiculez impartida en que el supervisor de uno habla y habla de todo lo que uno debe mejorar… y uno se queda callado, porque responder puede resultar perjudicial y en que uno sólo espera escuchar: “Le aprobamos un aumento por su rendimiento”).

La supervisora hablaba, hablaba… (RUIDO, RUIDO) y no paraba de hablar (y no tenía una voz muy agraciada, para mal de colmos).

En un momento sonó “Es que parece que usted no escucha, uno le habla y usted parece estar en otras, está en su cabeza analizando más de la cuenta”. (Y me volví a perder) – (RUIDO, RUIDO)

Yo agitaba la cabeza en señal de aprobación… (Realmente era mi manera de disimular el sueño que tenía… Hasta por momentos sentía un bostezo venir).

Volvía nuevamente a escuchar y decía: "Por ejemplo, ahora tiene usted unas mechillas** allí todas mal acomodadas"  (RUIDO, RUIDO).

(SILENCIO) (SILENCIO)

Me dice: ¿Tiene algo que decir?

Aguante la respiración… Hablaba conmigo. Quise reír, bajé la cabeza y se me iluminó el mundo… Esta vez sí había tomado apuntes.

Bueno realmente eran rayones y cientos de dibujos, unas letras enormes decían: Enfóquese – Aprenda a escuchar.

(Y en letras más pequeñas decía: PEINARSE…)

No sé que contesté... Pero inmediatamente fui al baño... No podía parar de reírme, me veía frente al espejo, despeinada...

Y pues sí... a veces el cerebro es más inteligente... Y sabe que si escucha el 95% restante de la conversación, puede causar homicidios sin sentido.


**Mechillas -mechas en Costa Rica, cabello enrredado, mal acomodado, con vida propia. 

13 oct. 2015

Genes

Loli brincaba en la puerta, aruñaba el piso, ladra de mentiras, más un gemido que un ladrido, es su forma de decir que hay alguien al otro lado de la puerta.

Salgo y es mi vecinita, quién tiene 1 año 6 meses y 4 días (bromeo, pero sólo los noviazgos que empiezan y a los bebés les cuentan los días y meses) No sé quién salta más, si Loli o mi vecinita. Aprende a caminar, no hay mucho de dónde agarrar, excepto mi portón, dónde termina cuál oso perezoso aferrada a la rama porque aún le tiemblan las piernitas y los huecos en la acera no le dan mucha estabilidad. Su abuelita hace la gracia, le dice que tire besitos, yo medio sonrío, le saco la lengua y la saludo. Su abuelita habla de lo inteligente que es, como si su nieta fuera Einstein, quiero cambiar de tema, los bebés me dan alergia, ni sirvo para reírle gracias,  nunca ha sido mi conversación favorita, le hablo del clima y le comento que dejé un disco prendido... Lo sé, huída cobarde.

Mami pregunta:
-¿Quién era?

-La reina del barrio, sonrío porque su abuelita compró todos los votos en el maternal. Aunque a mí nunca vino a venderme alguno, mi curiosidad fue tanta que pasé por el maternal a ver sí era cierto, un hoja de papel en la puerta lo decía, era reina de los bebés de 0 a 2 años.

Me río recordando la anécdota... Pero tengo un pensamiento que no puedo sacar de la cabeza.
-Bebé más fea

Mami suelta la carcajada y yo sigo en mí pensamiento.

-Bueno, es que no tiene a quién salir bonita. Su abuela es fea, su bisabuela es fea, su mamá... Fea y tras de eso sin gracia. Su papá... Uy no, pensándolo mejor, ella salió bonita para esa herencia genética.