13 oct. 2015

Genes

Loli brincaba en la puerta, aruñaba el piso, ladra de mentiras, más un gemido que un ladrido, es su forma de decir que hay alguien al otro lado de la puerta.

Salgo y es mi vecinita, quién tiene 1 año 6 meses y 4 días (bromeo, pero sólo los noviazgos que empiezan y a los bebés les cuentan los días y meses) No sé quién salta más, si Loli o mi vecinita. Aprende a caminar, no hay mucho de dónde agarrar, excepto mi portón, dónde termina cuál oso perezoso aferrada a la rama porque aún le tiemblan las piernitas y los huecos en la acera no le dan mucha estabilidad. Su abuelita hace la gracia, le dice que tire besitos, yo medio sonrío, le saco la lengua y la saludo. Su abuelita habla de lo inteligente que es, como si su nieta fuera Einstein, quiero cambiar de tema, los bebés me dan alergia, ni sirvo para reírle gracias,  nunca ha sido mi conversación favorita, le hablo del clima y le comento que dejé un disco prendido... Lo sé, huída cobarde.

Mami pregunta:
-¿Quién era?

-La reina del barrio, sonrío porque su abuelita compró todos los votos en el maternal. Aunque a mí nunca vino a venderme alguno, mi curiosidad fue tanta que pasé por el maternal a ver sí era cierto, un hoja de papel en la puerta lo decía, era reina de los bebés de 0 a 2 años.

Me río recordando la anécdota... Pero tengo un pensamiento que no puedo sacar de la cabeza.
-Bebé más fea

Mami suelta la carcajada y yo sigo en mí pensamiento.

-Bueno, es que no tiene a quién salir bonita. Su abuela es fea, su bisabuela es fea, su mamá... Fea y tras de eso sin gracia. Su papá... Uy no, pensándolo mejor, ella salió bonita para esa herencia genética.

5 oct. 2015

Tan alto como el Empire States

Había logrado llegar al hostel, dejar mi maleta y volver a salir. Tocaba buscar a Mr. New York.

Buscaba un teléfono público, monedas... Caminaba por New York, pérdida sin siquiera sentirme así. No era mi charco, los edificios eran enorrrmes. Veía las calles, avenidas todo ordenado. 103th, 101th. El mapa funcionaba perfectamente, esa era mi sorpresa.

Marqué su número, contestó. Brincaba de una pierna. Sólo le dije, Columbus y se me acabaron las monedas. Tomé el metro y me fui.
Buscaba un teléfono que funcionará, una rayita de WiFi. Una paloma mensajera... Una señal de humo.

Fui por un cafeé. Una raya de WiFi... Me llegaba un mapa... Le pregunteé a un empleado, no entendií nada de lo que deciía. Su ingles arabe rebotaba por todo mi cerebro. Un alma compasiva me ofreciía ayuda. Todo estaba resuelto.


Sentada en frente del Columbus con el corazón agitado. Estaba en New York sin dormir... Había tomado el metro para llegar. Lo esperaba. Taxis amarillos iban y venían, buses de dos pisos. Todo era nuevo, se respiraba ciudad.
Me hice que no lo veía, caminó hasta mí, se sentó a la par y lo seguí ignorando. Mr. New York estaba a mí lado... Era un señor de esos guapísimos (y sólo señor porque tenía canas, que uyyyy) pero en pantalones cortos, su estilo informal lo hacía más salvaje... Era sexy.

Caminamos por el Central Park, me hablaba del monumento a John Lennon, cómo no perderme en el parque, andar en bicicleta, lo que quería conocer, mi viaje.. Mis ojos buscaban los suyos, pero sólo llegaban a su pecho. Era altísimoooo (1,97cm) y sentía que nos conocíamos desde siempre, a su lado yo era una newyorkina más.

Metro, bus, caminar. Agradecí el consejo de mi amigo, zapatos cómodos.
Fuimos por las mejores margaritas de mi vida (blasfemo no recordar el nombre). Entre risas, me pidieron ID porque a su lado me veía una niña. Él se reía a carcajadas mientras le decía a la mesera que celebraba mis 30.
Fuimos por las partes emblemáticas de Manhattan. Él era mi guía turística. Y buscaba palabras en español para hacer las pláticas más amenas. 

Mis ojos se perdían entre olores y gente, sentí que flotaba, un sueño. Esas veces que sientes que ya habías estado allí antes, tantas veces visto en películas y series. Estaba en el Gran Central.
Acomode mi cámara, ajuste el ISO, balance de blancos, nada. Seguía sin verse nada.

Él reía a carcajadas... Yo no sabía que pasaba.
-Mira, así se debe ver mejor (mientras quitaba la tapa de la cámara)

3 oct. 2015

Houston, tenemos un problema PARTE II

PARTE I  


-Nos vemos mañana, dormimos en un hotel cerca del aeropuerto y nos vamos a NY el jueves.


Se me salía el corazón, juntar el ganado en New York. ¿Qué putas estaba pagando?

Mr. Pensilvania venía a cagarse en mí, al final de todo. Me había bateado, se había desaparecido y escribía para decirme que podía verme el mismo día que iba a ver a Mr. New York.

La indignación es que de todos los días, había escogido ESE.

Mi cerebro se encendió:

-Mejor nos vemos el jueves, el miércoles estoy llegando a New York en la madrugada y lo que quiero es dormir todo el día.

-Me siento como un niño, estoy muy ansioso por verte, nos vemos el jueves.

Corrí por todo el aeropuerto, cogí el tren para ir a Pensilvania.

Me dejó, lo dejé, nos dejamos. 10 minutos antes se había ido, blasfemaba que los gringos no tuvieran nuestro reloj tico :(

Esperé en Filadelfia, toda la noche, la madrugada, esas escenas donde ves a las personas dormir en la terminal... Quería dormir, pero tenía miedo de que me robarán mi maleta, o dormir tanto y despertar tarde... Todo y nada. Recordar me provoca un cansancio mental.

24 horas en pie. Llegué a New York, estaba pérdida, desesperada y sin WiFi para ver pa' donde agarraba, la gente corría, pasaba, venía se iba. Desaparecía y se volvía a multiplicar más personas.

Empecé a ver el comportamiento de la gente, al fin veía las metrocard (tarjeta que sirve para pagar los tiquetes del metro). Iban a una máquina, ponían dinero, tomaban... Y así, agradecí a mis genes de observación, cuál monito de experimento, tomé mi tarjeta, le dije sí a todo y allí estaba lista para tomar un metro andando por New York.

Saqué todos los mapas que había impreso cuál Dora la Exploradora y empecé a buscar como llegar al hotel...

Vi los letreros, crucé dedos y dije, total... Puedo tomar el de vuelta, sí me equivoco....


2 oct. 2015

HOUSTON TENEMOS UN PROBLEMA Parte I

Estaba molesta, Mr. Filadelfia me había dicho sí, luego no, luego sí...

Y así sin más.

Me dije, a la mierda todo.

Me vestí hermosa, muy hermosa. Vestido, botas (de esas decisiones inteligentes, pero con pizca de tontez) Ahhh sí, pero la típica maleta de gringuito. Enorme, enorme pero se iba de CarryOn (conmigo, sobre mi cabeza, sin razones para perderla, o esperarla... Ella se bajaba conmigo).

Y así fue... Llegué a Custom (o algo así) donde le dices al Gringuito que no quieres quedarte allá, que solo vas a pasear por unos días, que amas tu país y prometes volver, sí él conoce tu país, te hace conversación o te tuerce la cara. A mí me trató bien y me dio la ruta "fácil".

Entre tanto letrero de salida, de allá pa' acá, de acá pa' allá. En el aeropuerto de Houston, me enviaron por la salida equivooocada y yo, yo ya estaba saliendo a Houston, cuándo debería estar tomando otro avión. Allí detestaba mis tacones... Con todo el corazón. Llegué a la puerta y no había nadie. Me temblaba todo el cuerpo y no sabía ni reaccionar.

Una chica vestida hermosísimo, sacó su teléfono, abrió una aplicación y me dice:
-¿Cuál es el número de su vuelo?
-Le enseñaba mi papel (hablo feo inglés... Decir números y letras... PEOR).

Está en la puerta H21 (al otro lado de donde estaba).

Estaba atrasado porque estaba en mantenimiento y (situación que sino hubiera pasado, me dejaba).

Y pues, basta decir que llegué a Filadelfia, una hora después...


20 ago. 2015

Mi odio por volar

Es mentira decir que recuerdo la primera vez que volé. Lo que más recuerdo fue la maleta, la bendita maleta, empacar. Eso. Odio volar, no puedo dormir en un avión, lo intento, no puedo. Me dan asco los servicios del avión, imaginarme teniendo sexo allí, se me hace imposible. Esperar 3, 4 horas sentada en el aeropuerto, estar sentada en el avión 2, 3, 4, 5 horas sentada en el avión. Peor sin querer le toca el asiento del medio, con gorditos alrededor. O peor ventana,y gente durmiendo... Y con ganas de ir al baño. Y me decía una señora cómo de 70;
-Yo odio volar, pero es la forma más rápida de llegar.

Hay muchas personas que nunca han volado, qué esperan hacerlo... Y pues este post lo escribo para la Karla del 2013 que buscaba y leía todo, por eso, iba a volar a Estados Unidos y oía mil rumores de todo lo que era prohibido, la pasta de dientes, el desodorante. Todo era prohibido. O peor aún, podían perder su maleta. Sin dinero, sin ropa... Jamás.

Yo saqué mi pasaporte porque esperaba volar... Lo usé la primera vez,por vía terrestre, conocí Algunos sitios en Nicaragua. 

Y pues, después de ya varios viajes, incidentes, accidentes, inesperados y demás, les dejo consejos para todo aquel que se prepara a viajar.

1. Se  decía que el martes era el mejor día para comprar un tiquete: Falso. Actualmente la internet guarda cookies y Google es tan hábil que sabe todo lo que estas buscando. Por eso una vez qué haces una búsqueda, todos los resultados irán tras eso. (Aún hoy, me llegan promociones de hoteles en New York, y anuncios en Facebook).

 Los tiquetes más baratos se encuentran en los días más incómodos. Lunes, o viajar en la noche o largas esperas entre aeropuertos. Así que si quieres saber precios usa Momondo o Kayak, pon el aeropuerto que te quede más cerca y a dónde quieres ir, juega con las fechas, un día antes, un día después pueden ser $100 más o menos. Crea alertas. Igualmente es importante la disponibilidad que tienes para viajar, nada haces encontrando un vuelo barato si en tu trabajo las vacaciones son asignadas o no tienes dinero para comprar una oferta. O peor aún, el pasaporte vencido (o sinnnn pasaporte).

2. Cambiar un tiquete de fecha es casi imposible, a menos que hayas pagado más para poder hacerlo, cada recambio (dependiendo de la aerolínea) puede costar más de $150 - sumado al precio del otro tiquete. Por lo que si estás a punto de comprar, revisa bien las fechas, muyyyy bien. 

3. Cuando viajas a Estados Unidos debes verificar bien los tiempos de conexión entre un avión y otro (los otros países no me han hecho tanto trámite en Migración y no he tenido la dicha de ir a Europa). ¿Qué significa ésto? Significa que si estás viajando de San José a Orlando (por ejemplo) posiblemtente haya una escala en un aeropuerto antes de llegar a tu destino. Y al pasar por migración, dependiendo del volumen de pasajeros, pierdas una hora en Migración y puede que los inspectores confundan tu miedo por perder el otro vuelo con el miedo a qué estás haciendo algo malo. Además puede que tengas que esperar por tus maletas para moverlas a otro avión. 

4. Aprende a empacar: es mejor viajar con un equipaje de mano (carryon) que va contigo, encima de tu cabeza o bolso-cartera (bajo tus pies) que una gran maleta que debes chequear con la aerolínea. Aunque claro, hay ciertas reglas: no más de 100ml en líquidos empacados en bolsas plásticas, no objetos punzocortantes. Así que si quieres llevar shampu, acondicionador, crema, maquillaje. Debe ser en pequeños envases, de lo contrario te lo botan. En pocas palabras, el carry on es llevar lo esencial, además debes validar las medidas con cada aerolínea. Yo empaqué ropa para un mes, claro haciendo cálculos de lo que iba a vestir cada día y viendo que pudiera hacer combinaciones. Pero sino te interesa empacar así, puedes empacar y chequear con la aerolínea.

5. Siempre anda una manta-sábana, almohada, zapatos cómodos, un suéter, una botella vacía.  En los aviones hace un frío en la noche, peor si apagan las luces. Brrrrrr. Además puede que tu vuelo se atrase y debas descansar en el aeropuerto...

6. Nunca está de más revisar las puertas de abordaje, planos del aeropuerto. Muchos aeropuertos tienen sus salidas internacionales y domésticas separadas por kilómetros, y pisos. Así que es másfácil correr cuándo sabes para donde ir. (2 minutos más de atraso y pude perder el último tren que salía del aeropuerto, lo que significaba dormir en el aeropuerto por 5 horas). 

7. Comer bien... La comida en el aeropuerto es cara. Recuerdo haber llevado unos sandwich en mi maletín, toda una comehuevos. A gloria me supieron, cuándo anunciaban que mi vuelo estaba retrasado por 4 horas.

8. Al aeropuerto hay que ir con tiempo, se recomienda 3 horas para vuelos internacionales. Lo que es un fastidio. Pero una vez que te deja un vuelo, aprendes la lección. Esmejor esperar, que el avión no te va a esperar. Además muchas veces te dicen que tienes que estar en la puerta G56 y al llevar cambiaron a la C3. (Por eso, los zapatos cómodos).  Igualmente también considerar presas, accidentes de tránsito, lo lejos que estas del aeropuerto. Así que es mejor estar cerca del aeropuerto la noche anterior. No vaya a ser que les pase como a mí, que cerraron calles por un incendio forestal (y me pasó en Estados Unidos, no acá). Tuve que pagar nuevamente tiquete, 2 noches de hotel, 9 comidas más. Aunque no me quejo, hubo una historia allí repartids en el blog.

Ypues, según me vaya acordando, les chismeo. Igualmente Karla del 2013, espero este post le haya servid.

Hasta que se cansen las alas

Había movido cielo y tierra... Iba a volar... Tenía miedo de ir sola, pero ya me había armado de valor.

Iría a NewYork, busqué en internet como loca, me afilié a cuánta página de actividades había, Couchsurfing, Meetup, Grupos en Facebook.

Conocía gente, lo conocí a él. Me escribió un mensaje hermoso. Ví sus fotos, me enamoré de él, es de esos señores guapos que le lucen las canas, alto, altísimo. Señor sólo porque era divorciado, con hijos y tenía más de 40. Para mí era el sexy newyorkino que se había ofrecido de guía turística, todo un Mr. New York

Las conversaciones por whatsapp era divertídisimas, quería ya estar allá.

Le conté mi historia. Tendría que hacer escala y llegaría a New York a las 3am, sin reservación. Me había ofrecido hospedaje. Iría a su casa, dormiría un rato y luego saldríamos a descubrir New York.

No llevaba maleta, sólo mi bolso "mochilero" (algún día voy a hacer posts sobre empacar y hacer maleta, que ya me siento experta ja) y todo iba bien... 

Primer aeropuerto, Houston... "Sin problemas" -al principio. Una hora más al reloj. 

Pasé aduanas, me brinqué las colas, tomé el camino equivocado y salí a la habitación dónde interrogan a los "sospechosos" y pues con mi sexy acento latino pedí disculpas, los policías me sonrieron y se disculparon por los malentendidos. Yo corría por el aeropuerto.

Porque claro el Juan Santamaría es como la casita de Barbie, comparado con ese aeropuerto. Además las salidas domésticas e internacionales están a años luz. Corría por el aeropuerto de la puerta E a la C. Al llegar, mi puerta había cambiado, ya no era la C40 era la C10. Se me salía el corazón del pecho. Llegué a tiempo por una simple razón, el vuelo tenía un retraso y le estaban dando mantenimiento. A las 3am me estaría esperando Mr. New York

Llegué a Aeropuerto de Filadelfia y a correr por el último tren para la ciudad. Corría por la estación de tren... El tren a Nueva York se había ido hacía 3 minutos. Y cómo típica película gringa, tuve que esperar en la estación a que saliera el primer tren a las 5am del día siguiente.

Al celular me llega un mensaje, Mr. Filadelfia, él que me pagó los tiquetes, por él que estaba en Pensilvania esperando un tren, él que me plantó y me pidió cancelar los planes:

-Nos vemos mañana, dormimos en un hotel cerca del aeropuerto y nos vamos a NY el jueves.

Y así sin querer queriendo, se me juntaba el ganado.

13 ago. 2015

Cambio de planes

Quería empezar a escribir por el final de éste viaje, pero el final es tan fuera de lo esperado y bello para mí,que mejor llevemos un orden acordado.

(Pucha, y pues a empezar a usar nombres, ficticios, pero nombres porque viene el chicle de historias).

Mi amiga me dijo que necesitaba un plan B, estaba viajando a las Yunai a conocer a alguien esperando que todo fuera hermoso. Y pues claro, hice una llamada y mi plan B era un ex-amor. Estaría tres semanas con Mr. Pensilvania y la escapatoría era Mr. Florida en caso de que Mr. Filadelfia quisiera mis órganos, o me usará como esclava sexual. 

Pasaron 2 días y Mr. Filadelfia me decía que cancelará todo... No podía recibir mi visita. 

¿Qué putaaaaas pasa? Moví cielo y tierra, la aerolínea me cobraba $200 por cambio... Y eran tres cambios, $600 ( y había pagado $700).

Mejor dicho yo compré tiquetes así:
San José (Costa Rica) - Houston (ida y vuelta)
Houston - Casa de Mr. Pensilvania
Houston - Casa de Mr. Florida

Me dije, a la mierda... Viajo, porque viajo. Era mi cumpleaños 30, me lo merecía, un regalo, él regalo.

Busqué que hacer conmigo... Pues nada... Pedalear hasta que se cansarán las piernas, porque mi actitud volaba por los cielos. Todas las noches, mi corazón se aceleraba un poco más. Viajar sola, sola. Sola. Era excitante pero el miedo me comía. Si me perdía, si perdía el vuelo, si el dinero se me gastaba, si me quedaba sin batería, hablar en inglés... Todas las noches me inyectaba "helio" mental, quería volar.

Google aquí, google allá. New York estaba "cerca". Usé Couchsurfing, OkCupid, Craigslist. Todo, lo que me diera una posibilidad de conocer gente. Y conocí a Tom por mensajes, nos "texteábamos". Planes, ideas, mapas de New York. Nos veríamos en New York :)

Celebré mi cumpleaños en Costa Rica, y mis amigas bromeaban sobre el "famoso" viaje. Sabían que aunque tuviera una pierna quebrada, una llanta ponchada, una maleta pérdida, una foto fea de pasaporte, yo correría para tomar ese avión, y así lo hice.

14 jul. 2015

Viajar entre las nubes

Nunca les he contado de mis viajes... Reviso mi pasaporte, mis pasaportes. Mi primer viaje era para Brasil, voluntariado por 6 meses. Y todo resultó ser una farsa. Perdí dinero y empolvé mi primer pasaporte, porque claro la visa para Estados Unidos era uno de los requisitos... Me habían mentido en los trámites, que luego "no hubo tiempo para poder procesarlos" ni reembolso. Me hablaron de Londres, África... No creí ni una palabra más.

He viajado 4 veces... 3 en avión. Guatemala, Estados Unidos, Nicaragua. Pero nunca he indagado en cómo empieza todo... Y qué mejor que escribir desde la butaca de la sala de espera en un aeropuerto, total. Tengo que esperar 2:30 horas más.

Trabajé para una aerolínea... Todo el mundo iba y venía, menos yo. Mis amigos pensaban que a mí los tiquetes me los vendían baratos, pero no. Yo era "outsourcing" (como el restante 94% de los colaboradores en mi sede... Mejor dicho, solo 3 eran los que tenían esa ventaja, de casi 50 personas).

Yo sentada en la oficina pariendo y resolviendo con Estados Unidos (la casa matriz de la aerolínea) y algunos países latinoamericanos... Pero todo desde un cubículo, pidiendo códigos de acceso, usando otros usuarios, porque claro, yo era "outsourcing".

Empezó a correr un rumor, un nuevo que trabajaba a mi lado, lo iban a promover... Y yo, yo pariendo resolviendo a su lado, pero no, a él era el que querían llevar porque estaba entendiendo bien la operación (claro, el implementaba lo que yo le pedía, pero bueno nunca me he llevado mucho con mujeres, y allí el 95% lo eran).... Me putié, me parecía injusto. Para "contertarme" me movieron a otro puesto y me subieron 5% de salario. Pero seguía con la espina, empecé a ver la web, costos, países, a llenar papeles, a buscar... Visa canadiense, visa estadounidense. Claro. Eso, hice trámites para la visa estadounidense, para la canadiense necesitaba ahorrar un poco más. 

Mi "amigo gringo" (otra historia que se sabe a medias, pero ahora no concierne) siempre me hablaba de que obtuviera la visa y lo fuera a visitar, él invitaba. Hablamos, le dije... Alisté dinero, voy porla visa.

Y así por primera vez, tomé un avión con rumbo a Estados Unidos. Iba llena de miedo, no tenía una maleta, no sabía como empacar... Mi inglés, bastante deprimente. Y así me fui.

Él quería hacer una vida conmigo, casarnos, hijos. La cagó en menos de una semana. Me fue a dejar al aeropuerto, un poco decepcionada por él, pero feliz porque por primera vez en mi vida había visto elefantes, jirafas, un zoológico lindo, había estado en el aire, me había montado en "la" montaña rusa. Había entrado a "la" juguetería... Había conocido el agua fría de mar (acá es tibia, y me costaba entender porque la gente solo caminaba alrededor y no estaba en el mar... Claro ese mar era helado), los concursos de playa "gringos" las calles sin curvas, sin huecos, las distancias en millas, las direcciones con calles y avenidad... Los atardeceres a las 8pm (acá oscurece a las 5:30pm). 

Y sin querer... Las calles las cerraron... Había una neblina que hizo imposible el tránsito. El avión me dejó. Dos días en un hotel a la par del aeropuerto, esperando un vuelo para Costa Rica. Una carta de amonestación en mi trabajo por ausentarme dos días... Pero sobre todo, llegar a casa y pensar en el siguiente viaje.

12 jul. 2015

¿Estás dispuesta a mudarte de país?

Había escrito un anuncio, buscando amor hace unos meses... La respuesta excedía mis espectativas pero tenía todo lo que no había pedido.

Yo quería alguien menor de 45, que estuviera feliz con su vida, sin vicios, atractivo. En fin, fácil pero no cualquiera lo cumplía. Muchos escribieron sin leer los requisitos y pues correos iban y venían. La parte más importante, alguien que viviese en Costa Rica.  

Y llegó su correo, un correo ingenioso, directo al grano, pero eso... Él hablaba de mudarme, o vivir en ambos países, solté la risa. Lo intenté una vez... Y creí aprender la lección. Le contesté que no creía en las relaciones a larga distancia y que cuando encontrará la respuesta me avisará. Me contestó elocuentemente y pues, él instaló Whatsapp y hablabamos largo y tendido.

Fotos, textos, audios. Bonitas conversaciones.

Un día así sin más me preguntó cuánto valía el tiquete para visitarlo. Busqué, le di la respuesta... Y empezamos a planear... Yo iba a viajar para conocerlo, yo desempleada, él trabajando. Era la mejor opción.

Me envió el dinero... Compré el tiquete un 23 de junio, para viajar un 14 de julio, iría a conocer a Mr. Pensilvania.

24 jun. 2015

Uno se come lo que sea...

Por amor, hambre...Antes creía que no, que uno no se comía algo que no le gustaba, simplemente porque no. Porque desde pequeña sabía que no me gustaba el guineo, la sopa, el arroz con leche, la morcilla, el hígado, el mondongo, el flan, la gelatina... No porque nunca los hubiera probado... Sino porque sabía de sus orígenes o había tenido alguna experiencia fea. (Va en varios sentidos, dejenme explicarme).

Mi perra es terca como la dueña. Hay que embaucarla sin que lo note, solo escuchar donde se abre la refri y el crujir de un paquete plástico y ya está brincando... Pero odia su alimento. Tiene la grandiosa habilidad de mover con la lengua lo que no le gusta por más que mami le eche trocitos de carne mezclados.

Tenía que darle una pastilla... Recordé como mi madre hacía cuando algo no me gustaba... Me disfrazaba la comida.

Mami siempre creyó engañarme y ponerle guineo al puré de papa... Yo, yo siempre dejé que lo creyerá... El sabor era distinto, muy distinto. Nunca me engañó, igual lo comía porque ella lo hacía con buena intención. No recuerdo haber odiado nunca las verduras... Siempre me las disfrazaban con huevo o en puré. Pero la sopa, esa aún la sigo odiando.

Bueno... Aún mi tía cree que me gustaba el arroz con leche, hasta que un día mami le dijo que no, que yo lo detestaba. Y pensando bien, porque odio el arroz con leche y la sopa, se remonta a mi época de guardería en que todos los días nos daban lo mismo... O quizá ver a una de las hermanas de mi bisabuela echarle de nuevo un hueso que había chupado y mordisqueado nuevamente al caldo... O mezcla de ambas.

Dicen que al que no quiere caldo, dos sopas... Nunca he comido algo que no me gusta, para que no me caiga mal después, andaba largo, muy largo visitando a la familia, de la familia, de la familia de una amistad... Mi estómago crugía, la casa se veía decente, pobre a decir verdad y nos ofrecen comida. Sopa, sopa de mondongo... Mi estómago sonó tan fuerte... No sé si de asco, hambre o una mezcla de ambas. Y dije sí... Claro comentando que yo, yo comía muuuuuuchhhhhhhoooo arroz.  La comí, no me cayó mal... ¿La saqué de mi lista de despreciados? No, jamás. Pero supe que yo con hambre, le entraba a lo que sea.

Hablabamos de relaciones, comidas.... Mis conversaciones metafóricas para explicar pensamientos que no logro traducir de cerebro de Karla, a boca de Karla....

Él, un amigo que yo le conocía sus gustos... Y discutíamos un poco mis gustos, los suyos... Él estaba con alguien que no lo excitaba lo suficiente... Yo tan discreta para preguntar...

-¿Cómo haceeee? Yo mujer, y sino me atrae... No lo puedo ni abrazar.
-Cierro los ojos, e imagino otra escena, otra cara.
-¿Y si los tiene que abrir?
-Usualmente la pongo de 4, así le veo la espalda.
-¿Y sí habla?
-Allí se me complica un poco, por eso trato de mantenerle la boca ocupada... Igualmente los gemidos suenan parecido.
-Eso es mucho esfuerzo... Y suena mentira... Igual se le tiene que levantar para que reaccione.
-Cuando el hambre es mucha, ya uno deja de preocuparse por el sabor y solo se preocupa por el hambre...

Supe que aunque sonara grosero y repugnante, era cierto... Y quizá por esa razón nunca dejo que el hambre sea tanta, no vaya a ser que uno se termine "comientdo" una rata de dos patas.

4 may. 2015

Con vos, hasta Plutón


♫ ♫ 'Cause you know I'd walk
A thousand miles
If I could
Just see you tonight

Sabes que caminaría
miles de millas,
sí pudiera
verte esta noche



Las luchas por las igualdades de género llevan siglos y llevarán siglos.

Se ha confundido erradicar el machismo, con imponer el feminismo, y han habido batallas infinitas... Pero llegamos a un pequeño problema... Intentar establecer la "igualdad" de género en géneros que no tienen "igualdades" que van desde las físicas,emocionales, vivenciales...

En palabras simples: Somos únicos, con algunas similitudes establecidas por nichos en los que hemos sido incluidos. Pero al final, somos un bolso lleno de personalidades variadas, condicionadas a con quién estamos, cómo nos sentimos, cómo queremos proyectarnos, cómo se ha comportado el clima...

Soy una persona de carácter fuerte o ese es el término que usan para decir que no suelo decirle sí a todo, no aguanto cualquier mamarracho y tengo claro lo que quiero. No sé confunda con peleona eso es otro post.

Ahora sí, contextualicemos:

Sí quiero ver a alguien a las 3am... A las 3:01 am ya estoy ideando un plan para lograrlo. Así soy.

El dinero, el tiempo, el lugar... Se vuelven temas sin importancia, al menos para mí.

Pero falta una parte importante, la ganas ajenas ... Ya que puede ni querer verme, por lo que el lugar, el momento, el dinero, suelen ser las excusas perfectas para no hacerlo. Simple.

-La extraño.
- :-)  
-Quiero verla.
-Venga a darme mi beso de buenas noches.
-Es tarde.
-Todavía hay buses, puede venir.
-Estoy en la cama, tengo que levantarme temprano.
-Ok

(Yo, yo hubiera estado tocando su puerta... Así sin más).

-Salgamos el fin de semana.
-Ok, ¿Para dónde vamos?
-Mmm, no sé. Dime.

Recuerdo que pensé miles de lugares, para él todos tenían algún defecto...


Yo quejándome con mi amiga:
-Le dije, Proponga, haga una búsqueda, haga el plan. Usted es el delicado.
-¿Él le dijo que quería verla, pero no propuso nada?
-Exacto, aún espero respuesta.

Dos horas después:
-Me invitó al museo, pero a mí eso no me gusta, especialmente sí fui hace un mes al Art City (tour nocturno de museos en San José). Prefiero comerme un cono en la Plaza de la Cultura y ver las palomas.
-Yo sí lo veo bien, no tiene que estar todo planeado, Vaya, después se come el cono. Entiendo que a los extranjeros les gusta eso.
-No, ya no juego en esas ligas. Antes sí aceptaba cosas que no me gustaban para hacer feliz al otro, luego era muy tarde para decir cuando lo detestaba.

Al final por su falta de ideas, terminamos en mi casa viendo una película porque en su lentitud, ya era tarde para ir a cualquier otro lugar.

Pasó una semana ideando un plan, acepté aunque confieso la idea no me colaba mucho, pero ya mi amiga me habían regañado por quitarle su "iniciativa" y menospreciar la compañía ante el lugar.

Para no cansarlos con el cuento, no fuimos a ningún lado. El clima, el dinero, el tiempo.

Estuve, estuvimos allí. Esperando anduve (post).  Intenté seguirle el ritmo, pero mi reloj siempre adelantaba la hora, el suyo la atrasaba. Nunca llegábamos a nada. Me cansé de intentar, de esforzarme por empatar con sus intereses. Puse tanto de mi parte, llego un momento en que tuve tanto trabajo, solté los pedales de "nuestra relación", la bici se detuvo. Obvio, no funcionábamos, solo uno había pedaleado.

No me gusta la gente que no tiene iniciativa... Que le importa más el lugar, el dinero, el tiempo antes que mi compañía.

Porque yo con vos sin dinero, sin tiempo, hasta a pie... voy a dónde sea.

23 abr. 2015

Ingredientes para la FELICIDAD - Chequeo Médico

Últimamente estoy muy feliz. Estoy en una pura felicidad. (Y éste va a ser un post largo, muy largo, antes de haberlo empezado, así que voy a cortarlo en partes).

Les dije que la felicidad tiene ingredientes, todos ocupamos en diferente cantidad y quizá nos sobren unos, o nos falten otros que quizá nunca mencione, pero primero, lo primero.

CHEQUEO MÉDICO

Realmente el año pasado, fue un año feo, muy atropellado (y no en sentido figurado). No he hablado mucho del tema, pero tuve un accidente en moto, bastante sin gracia, que me tuvo en cama y algo zombie por dos meses. Me daban unos medicamentos que me hacían deambular... No podía hacer muchos movimientos porque tuve el hombro dislocado, una mierda para ponerse una blusa o lavarse los dientes. Además tenía heridas que hacían que no me pudiera poner tanta ropa como quisiera porque se me pegaba en las heridas. Una cabeza tan hinchada que parecía ET y daba tantas vueltas, que siempre hizo falta espacio en mi cama.

Así que pasaba en mi cama, semidesnuda, viendo Netflix a medias, (tenía un ojo inflamado, que parecía salirse).

Mami siempre estuvo allí, podía dormía 18 horas, gastaba 2 horas buscando un lado para dormir, que no doliera...  Las 4 restantes quizá comía, cagaba y orinaba... Ahhh y veía medio capítulo de alguna serie.

No era un lado negro, porque la vida me pasaba alrededor, era cómo estar, sin estar. La gente que supo, podía contarlas con los dedos de la mano, porque no hablé mucho del tema y tampoco tenía energías para hablar. Fue después, que ya más recuperada, intentaba hablar de algo, que no recordaba, porque en el accidente perdí la conciencia... Ni siquiera recuerdo estar en emergencias... Nada. Yo era un semi-vegetal y caí en la realidad así de golpe, en el Hospital del Trauma (nombre más horrible, para ponerle a un lugar).

Me tocó ir a una cita, y ver a la gente alrededor mía, mal, muyyy mal. Pero lo que me pegó, me pegó más fuerte fue un caso similar al mío, no por la gravedad, sino por la historia. A ella la habíamos visto la primera semana en que había ido a la clínica para revisión, había hablado con mami y luego conmigo.

Ella,había sufrido un accidente en moto también. Lo de ella no era de gravedad, sólo heridas tìpicas de motociclista herido: rodillas, codos, caderas... Esas que le pasan a uno al caer de una moto en movimiento y no tener tanta ropa para evitar rasparse (sí, ahora valoro esas chaquetas enormes que usan los motorizados). Era madre de dos niños y su trabajo no era muy bueno. Sufría por eso.

Yo tenía citas semanales, mensuales, trimestrales. Hasta daba tiempo de socializar mientras esperaba uno sentado. Mami conversaba, yo usualmente asentía con la cabeza.

Dos semanas después teníamos cita. Todas mis heridas habían cicatrizado, todas. No sé si la sábila, si el aceite de coco, si la rosa mosqueta... (pueden preguntarme por correo en caso de pasarles algo similar y les doy la lista enorme, pero mágica al parecer)

Solo tenía un hematoma enorme en el cachete, era sangre coagulada que con una inyección me quitaron en segundos. El doctor estaba asustado, y leía mi expediente una y otra vez, ya podían quitarme todos los puntos y me puso una cita para cinco meses después (a la que no fui, no tenía nada más que curar). Y la vimos a ella, igual... Igual de mal. Sus cicatrices seguían allí, hasta con pus, parecía la misma chica de hacía dos semanas, caminaba con dolor, mami asustada no podía ni conversarle,
Cuando se armó de valor le dio todos los secretos con los que me había curado.

En el bus, en modo semi-zombie le dije a mami:
-Mami ella no tiene mamá ni familia que la apoye. Ella tiene que ver cómo vestirse, cómo curarse, cómo cocinarse y venir sola acá. Tiene tantas preocupaciones, problemas. son como llagas emocionales y esa es la forma en que su cuerpo reacciona, porque su cuerpo necesita curarse por dentro. La tristeza también es una enfermedad, feamente la llaman depresión. Yo no tengo ningún problema de ese tipo, yo duermo tranquila mami, mi cabeza no tiene nada que pensar, ella no puede darse ese derecho.

Y allí supe el primer ingrediente,

Uno tiene que curarse por dentro, y para curarse por dentro, hay que saber que es lo que realmente le aqueja en la vida. Hacerse un examen médico general, chequearse el corazón y la cabeza. Los pulmones, el bolsillo. El árbol genealógico.

¿Es el dinero, los hijos, el trabajo, los problemas familiares, los maritales - de pareja?

Cuándo uno sabe que es lo que realmente duele, que punza, puede buscar soluciones... E intentar buscar la felicidad.

Llegar a los 30

Cuando tenía 15, pensaba que los 18 era la mejor edad porque iba a ser mayor de edad.

Llegué a los 18, tuve cédula y tomé mi primera cerveza. A mierda me supo, aún hoy me sabe fea. Rechacé mi primer cigarro... Ya dejaron de ofrecerme. Me enamoré como nunca, me corrrespondieron. Me rechazaron... Y me dije, los 24 serán la mejor edad. Creía que la vida acababa a los 40.

Llegué a los 24, mantenida, estudiando una carrera mierda... Blasfemaba mis malas lecciones, aunque mi vida era divertida, bastante divertida. Y me dije, los 27 van a ser los mejores años porque voy a sentar "cabeza".

Llegué a los 27, tenía un buen trabajo, pero haciendo algo que no me llenaba... Empecé a engordar, a dejar de hacer todo aquello que me gustaba, no tenía tiempo para nadie, ni para mí. Sentía que todos los días eran iguales, aunque tenía mucho dinero. Y me dije, los 30 serán mis mejores años.

Ya casi llego a los 30. Faltan días, minutos, segundos... Soy mantenida. No tengo nada de lo que alguna vez quise, pero me pasaron otras situaciones que jamás pensé, adopte una perra, baje de peso sin esfuerzo, me estrellé en moto, mis papás al fin se divorciaron, las plantas están germinando, hago pan y galletas, tejo como viejita y estoy haciendo planes para irme de viaje sin un cinco en mi bolsillo. Me rechazaron... Y estoy dándome yo misma una patada por las nalgas... Y me digo, los 35 serán los mejores años. Brinco de la alegría, de la ansiedad. Lloro de alegría, de tristeza. 

Nunca me imaginé madre, esposa. Aún no me imagino. No sé que va a pasar mañana conmigo... Amo vivir.

Celebro los años que vienen, los que han pasado. 

Quiero llegar a los 100, no he cumplido 30 y ya quiero cumplir 31.


Las citas a ciegas apestan...

Este es un post del 2011 O_o  con historia del 2008? y saber que 5 años después:

1. Pienso igual.
2. Todavía recuerdo el incidente ocurrido.
3. Sigue siendo un tema para postear.

Un amigo me dijo la vez pasada que hacía mucho drama por esto de la puntualidad y respetar la "palabra", pero es que los ticos son de poca palabra, ponen un compromiso y lo viven cambiando... O a la hora de la hora, dicen que se les "olvidó". Yo era así, hasta que empecé a salir con extranjeros, más bien... Gringos (y canadienses).

Yo decía: "A las 5" y ellos estaban a las "4:40" en mi puerta, por lo que mi reloj de la puntualidad empezó a cambiar por obligación. Hoy día agradezco dicho cambio... Prefiero esperar, a ser esperada.

No nos conocíamos (esa parte de "dónde" no la recuerdo, Myspace, Hi5, no la recuerdo bien... ) Solo sé que nos escribíamos emails, y él me mandó una foto... Uffff guapo, guapísimo... Era canadiense y le habían dado la oportunidad de venirse a vivir a Costa Rica... Correos iban y venían, en ese entonces uno recibía cadenas de correos con chistes en power point y todavía no existía el spam. 

Quedamos en conocernos... Esperé, esperé, quizá media hora, y un extraño me saludó. No looooo reconocí. Era alguien con 10 años más y obeso. Omití todo eso y tuvimos nuestra cita, me gustaba pero algo no calzaba.

Seguimos saliendo... Y algo no calzaba. Siempre usaba gorra.

Al fin se atrevió a besarme y se le cayó la gorra... Era calvo, calvísimo. 😂 Fue la última vez que nos vimos.

Podía soportar sus diez años más, su obesidad... Pero su calvicie.... Eran 3 de 3.




12 mar. 2015

Entendiendo a los Hombres: "¡Quiero NOVIA YA!"

Las mujeres y los hombres funcionamos muy diferentes en todo... Lo mismo pasa con las relaciones personales...

Una mujer pudo haber terminado con el novio ayer, conocer hoy a "su hombre perfecto" y puede hacerse novia de él sin ningún impedimento... Tal vez sus amigas le digan: Espere, haga luto, de un tiempo, siga conociendo y demás blah blah. Pero sí ella siente que es el indicado, sucede.

Una mujer cuándo conoce al "indicado" se da ese chance de intentar... Así sin más. ¡Quizá le diga a él que espere su luto! ¡Un tiempo! (Unas veces para aparentar frente a sus conocidos, otras porque lo cree necesario) Pero le da ESA esperanza.

UN QUIERO INTENTARLO.

Y el hombre enfrascado con esa chica, la espera. Claro que la espera.

Un hombre no, al hombre lo puede sorprender el "amor de su vida" y sí él NO quiere, es NO quiere.
Pero cuándo está decidido a querer algo, se casa hasta con la escoba que encuentra a la vuelta de la esquina... La primera que diga sí. ¡Cualquiera! Porque simplemente, quiere.

Así le pasó a mi amiga.

Ella quería con él... Él no...

Tenía un "fantasma", su "ex"

Ella jugó el juego de esperar que él "curara sus heridas"... Yo asustada por ella, porque a mí una de esas esperas me llevó un año y medio... (Sí, 18 meseeeeees) Así que no lo quiero para NADIE, es INSALUBRE, TÓXICO.

Las esperas son válidas con fechas de caducidad, fechas cortoplacistas. Sino se termina siendo la amante... del reloj, de la silla dónde se espera... O hace callo.

Para no cansarlos con el cuento (diría mi madre) ella reaccionó, se dio cuenta que sí él había llorado a su ex por dos años... ¿Quién le aseguraba que no tendría que esperar otros dos más?

Ella se despidió, supo que no era bueno, que él no era bueno para ella. (se lo digo publicamente, me alegra saber de corazón que tomaste UNA muy buena decisión).

Y él despertó... (o eso dice)...  La buscó... Y allí anda ofreciéndole su amor, su cambio, sus palabras.

Yo, yo le empezaré a creer cuándo deje de hablar tanto... Y HAGA algo, pero YA.

No dos años después...

24 feb. 2015

Esperando Ando

I don't know if you feel the same as I do
But we could be together if you wanted to

Do I wanna know

If this feeling flows both ways?

No sé sí sientes lo mismo que yo
Pero podríamos estar juntos sí quisieras

¿Quiero saber
sí este sentimiento fluye en ambos sentido?


Do i wanna Know - Artic Monkeys


Nunca hablo de sentimientos. No es necesario, muchos creen que me asusta, pero no, no veo necesidad de decir algo que brota y se nota. Los besos, los abrazos, los gestos, los detalles hablan por sí mismos.


Salimos... No hay mucho que describir.

Le mostraba el lugar y me pegó a la pared...

-¡Quiero besarte!
-No lo digas más, ¡Hazlo!

Y así me arrancaba el beso que había esperado, me tomaba por la cintura y buscaba mis dedos. La noche, increíble. A las 4am después de despedirnos, me llegaba un mensaje:

No sé que brujería me hiciste, pero me encantó tu compañía hoy. Buenas noches.

23 feb. 2015

Las Vacas Flacas

Un contexto, para los que no entiendan la frase:

En el capítulo 41 del Génesis, el faraón soñó con 7 vacas gordas y 7 vacas flacas, vio cómo las flacas devoraban a las gordas. José, un intérprete de sueños, que estaba preso en palacio le vaticinó 7 años de abundancia y 7 años de hambruna, por lo que recomendó al rey que almacenara grano cuánto se tenía en abundancia.

Existen momentos en la vida, en que uno "amorosamente" "atractivamente" está de vacas flacas... Ni siquiera el chupa-cabras lo vuelve a ver... La segua no le da la hora, ni los taxis le paran. NADA.

Y basta que un patas vueltas (diría mi madre) le ruede el mundo, a uno le interese, se formen vínculos, empiecen algo y pluM.... Llueven las vacas gordas.

Me decía un amigo:

Yo estoy bien con ella, y viene a pedírmela aquella que antes ni me hablaba y aquella que apenas me saludaba...

Yo suelto la risa, estoy en el mismo ruedo, pero no siento esa tentación :)

-¡Deje de abrazarme así! Conozco sus intenciones.
-¿Significa que hoy nos portamos bien?

-Ya le conté, estoy saliendo con alguien, lo estoy intentando.
-Mmm, salir no es nada. Apenas estás empezando.

-No autocomplete las frases, respete mi monogamia.
-Te doy tres semanas.
-Pues respete esas tres semanas.
-Lo que más me sobra es paciencia.

Porque por antojada y no perder una oportunidad "única" ya me había equivocado una vez... Nunca me lo perdonaron.

20 feb. 2015

Gemelos

Tenía 14 años. Era fea y sin gracia.

Cerca de donde vivía, habían unos gemelos... Los gemelos.

Mi prima era lo contrario, linda y con gracia, era una niña, pero la vida la había hecho mujer antes de tiempo... Yo, yo aún era una niña en todo el sentido de la palabra, aunque siempre he sido muy intuitiva, no por presumir, pero muy inteligente.

A ella siempre le habían gustado los malos, a mí los buenos. Era perfecto. Los gemelos eran así. Uno malo, otro bueno. Repartirlos era fácil.

No sé cómo... Bueno sí, sí sé, eramos atrevidas... Hacíamos chiquilladas.

En ese tiempo, existían los vinazos. Eran cuadernos con preguntas tontas pero que a uno como chiquillo le interesaba:

Tu flor favorita.
Tu animal favorito.
Tu color favorito.
Tu materia favorita.

La que NUNCA voy a olvidar:

-Sí tuvieras que dedicarle una canción a la persona que te gusta, ¿Cuál le dedicarías?

El gemelo malo, era malo (malo, adolescente). Pasaba por la casa, chiflaba al pasar, pasaba 1, 2, 3, 4 veces. Nosotras asomadas a la ventana, esperando ver a los dos... Nunca pasó.

Un día, fuimos a su casa a dejar el vinazo.

Y el vinazo se devolvió.

La única pregunta que recuerdo... Era la de él, el gemelo bueno.

Una letra femenina, muy femenina... Decía: Marc Anthony - No me conoces.

No sabía qué canción era...  Yo sólo conocía a los Credence en cassette y a Queen en Long Play. Empecé a oír radio, a ver si sonaba... Nada.

Ahorré y compré el disco. La escuché... No sabía ni reaccionar. Aún hoy canto la canción y lo recuerdo a él. el chico que le dijo a su hermana que lo escribiera por él... No sé si porque no sabía escribir... O porque escribía muy feo...  y Él que en todo el vinazo me piropeo, pero nunca me habló.

En ocasiones tapé tu boca
para que no se escucharan
los fuertes gritos enloquecidos
que brotaban de tu ser 

12 feb. 2015

Bésame

Kiss me, out of the bearded barley
Nightly, beside the green, green grass

Soooo kiss meee


Habíamos salido, entre prisas y horarios... Siempre corriendo para vernos, clases, trabajo, horarios.

Él había pedido disculpas, quería ir despacio, sí le gustaba, pero ese era su estilo (eso dijo, nunca lo cuestioné, aunque aún hoy no lo entiendo). Para mí, íbamos despacio. Salir, hablar... Salir, hablar...

Y me pidió poder salir tranquilos, sin prisas, nada más para pasar el día juntos. Y así fue.

Me fui con Loli toda una mañana-tarde-noche para estar con él.

Patinamos, hablamos, caminamos, almorzamos... Y estábamos durmiendo en el césped.

Les presento a mi autismo y a su "despacio":

-¿Estás dormida?
-Mmm...
-¿Puedo besarla?
-¿A la perra?... ¡Provecho!
-No, a usted.

¿Quiéeeen pide un besoooo?

ÉL.


Después de un rato, lo escuchó murmurar, así sin más, me quita los lentes y me intenta besar... Yo, semidormida, no sé que sucede, no respondo, no nada. Me da un beso desprevenido y huye.

Un beso de niño. Descuidado, accidentado, sin malas intenciones, un beso seco, bastante sin gracia y me prometí arrancarle uno de los míos, bien dados.

Todo el camino planeé como quitárselo... Cómo arrancarlo. No sabía. Lo fui a dejar a su casa (hablo en serio, lo dejé en la puerta de su casa)....

Al final, no me atreví...
Bésame y a destiempo
Sin piedad y en silencio

Bésame, frena el tiempo
Haz crecer lo que siento

Bésame como si el mundo se acabará después

14 ene. 2015

Propósitos para el 2015

♫ ♪ He llenado tu tiempo vacío de aventuras más
Y mi mente ha parido nostalgias por no verte ya
Y haciendo el amor te he nombrado sin quererlo yo


El año pasado me había prometido todo... Empecé el 2014 con moto nueva... La adrenalina fluía, viaje a Guatemala, bono por excelentes resultados en el trabajo, buen aguinaldo... Todo iba viento en popa.

Mis planes:
-Canadá de pasantía
-Bajar de peso
-Estrenarle el pasaporte a mami.
-Aprender surf, scuba y buceo
-Una pantalla LED 42' para jugar videojuegos decentemente

Sencillo, muy sencillo. Un presupuesto: $5,600 al finalizar Octubre.

Empezaron los planes... Ibaaaa de maravillas. PUMMMM... La noticia... O termina la carrera, o termina la carrera, hay cambio de plan de estudios... Y tiene que ver como termina... O TERMINA.

Esa que dejé botada y sólo me faltaba "unos" cursos... Esa que debía terminar hace ya, 4 años... Esa que... UFA.

PUM. Renuncié a mi trabajo... Buena plata... PUM. Accidente en motocicleta.... A la mierda TODO.

No voy a lloriquear, porque no me va... Ya lo hice, y acá apenas ando levantándome... Debiéndole a mami más que la vida...

Y de todos los planes, logré el que a todos más les cuesta... BAJAR DE PESO. Sin pasar hambres, sin gimnasios, sólo caminando. Eso, caminando. Caminando. Caminaba para ordenar mis pensamientos, caminaba para desestresarme, para no llorar, para no tirarme a morir... Porque sí, el medicamento que me mandaban me ponía pausada, narcoléctica. Caminaba con la perra, caminaba hasta San José a hacer mandados. Eso CAMINANDO. (Pesaba 68kilos, ahora ando cómo en 56 kilos).

Así que para éste 2015, no me prometí nada, porque graduarme... No es una promesa... Es una obligación :)

Al 2015 le dije:

♫ ♪ Devórame otra vez, ven devórame otra vez
Ven castígame con tus deseos mas
Que mi amor lo guarde para ti