20 ago. 2015

Hasta que se cansen las alas

ETIQUETAS:   /  0 Comentarios    
Había movido cielo y tierra... Iba a volar... Tenía miedo de ir sola, pero ya me había armado de valor.

Iría a NewYork, busqué en internet como loca, me afilié a cuánta página de actividades había, Couchsurfing, Meetup, Grupos en Facebook.

Conocía gente, lo conocí a él. Me escribió un mensaje hermoso. Ví sus fotos, me enamoré de él, es de esos señores guapos que le lucen las canas, alto, altísimo. Señor sólo porque era divorciado, con hijos y tenía más de 40. Para mí era el sexy newyorkino que se había ofrecido de guía turística, todo un Mr. New York

Las conversaciones por whatsapp era divertídisimas, quería ya estar allá.

Le conté mi historia. Tendría que hacer escala y llegaría a New York a las 3am, sin reservación. Me había ofrecido hospedaje. Iría a su casa, dormiría un rato y luego saldríamos a descubrir New York.

No llevaba maleta, sólo mi bolso "mochilero" (algún día voy a hacer posts sobre empacar y hacer maleta, que ya me siento experta ja) y todo iba bien... 

Primer aeropuerto, Houston... "Sin problemas" -al principio. Una hora más al reloj. 

Pasé aduanas, me brinqué las colas, tomé el camino equivocado y salí a la habitación dónde interrogan a los "sospechosos" y pues con mi sexy acento latino pedí disculpas, los policías me sonrieron y se disculparon por los malentendidos. Yo corría por el aeropuerto.

Porque claro el Juan Santamaría es como la casita de Barbie, comparado con ese aeropuerto. Además las salidas domésticas e internacionales están a años luz. Corría por el aeropuerto de la puerta E a la C. Al llegar, mi puerta había cambiado, ya no era la C40 era la C10. Se me salía el corazón del pecho. Llegué a tiempo por una simple razón, el vuelo tenía un retraso y le estaban dando mantenimiento. A las 3am me estaría esperando Mr. New York

Llegué a Aeropuerto de Filadelfia y a correr por el último tren para la ciudad. Corría por la estación de tren... El tren a Nueva York se había ido hacía 3 minutos. Y cómo típica película gringa, tuve que esperar en la estación a que saliera el primer tren a las 5am del día siguiente.

Al celular me llega un mensaje, Mr. Filadelfia, él que me pagó los tiquetes, por él que estaba en Pensilvania esperando un tren, él que me plantó y me pidió cancelar los planes:

-Nos vemos mañana, dormimos en un hotel cerca del aeropuerto y nos vamos a NY el jueves.

Y así sin querer queriendo, se me juntaba el ganado.

0 Putadas:

Publicar un comentario

Comenten cabrones