26 jun. 2020

El precio de la historia

ETIQUETAS:   /  1 Comentario    
Nunca he hecho una venta de garage, pero sí he participado de muchas, de allí tengo la lámpara más hermosa que puede existir para cualquier amante de SpiderMan

El punto es que en ésta pandemia, decidí limpiar mi cuarto y sacar esos tiliches que uno ya no usa...

Ponerle precio a sus tiliches, es díficil, porque uno los ve con amor y con una historia.

Con los libros fue un poco más sencillo, fui de las que se crió yendo a la biblioteca todos los días para leer unas cuántas páginas de un libro y estar en eso por meses, hasta acabar uno, porque en las bibliotecas infantiles no se prestaban libros, sentarse en la biblioteca de la Universidad extasiada por ese olor a libro guardado y pagar una multa de 200 colones (0,5 dólares) por devolver tarde un libro, ni que hablar de lo loca que me volví en Irlanda al saber que podía llevarme todos los libros que quisiera a la casa por 15 días. Eso si, en inglés solo pude leerme Harry Potter, Julio Verne y los de Charlaine Harris. En Argentina, a las 10pm entrando en librerías de usados y ver los libros con valores de 3 - 5 dólares. Todos me los quise traer, al final solo se vino Rayuela y Mafalda conmigo. En Costa Rica, los libros son caros, muy caros, peor si son "best sellers". Así que les puse precios ridículos a mis libros, tan ridículos, que vendí 4 libros por el precio de uno nuevo (acá). Yo casi que los hubiese regalado, vieras la alegría que me dio venderlos. Los bendije tanto y les desee (deseo) que iluminen a sus lectores, tanto como en su momento lo hicieron conmigo. 

Con los legos, ha sido un proceso díficil. Los legos son para adultos adinerados, coleccionistas, que no los tuvimos de niños (al menos en el mercado tico jajajjaja). Mi primer lego (que no es marca lego) fue un viaje no finalizado de Viajes Colón, en que mami prefirió que le devolvieran el dinero y ellos no devolvían el dinero, devolvían tiliches... Y así vino mi primer "lego", ya adulta, en mi primer viaje a Estados Unidos me volví loca entrando a Toy "R" Us y me quería traer todo... Me traje un set de Batman y un set de Bob Esponja y así en cada viaje, fui trayendo sets, porque el precio de un set acá es otro ojo de la cara... Con el precio fue díficil... Bastante díficil, porque son sets que ya no están en tiendas, así que le pregunté a mi amigo "EBAY".

Los precios estaban por las nubes... Seguí buscando y finalmente vi como se comportaba el mercado por acá y puse precios razonables, hasta pensando en "el descuento".

Y así empieza ésta historia, Los ticos si son unos "HUESOS"

Cliente 1
Preguntando por algo que está al 50%
- ¿Cuál es el mejor precio en efectivo?
-Ese es el mejor precio.

(Disculpe, pero uno, no soy tienda para aceptar tarjeta, dos sí usted es conocedor, sabe que está a la mitad de precio). 

Cliente 2
-Mirá estoy muy interesado, pero no tengo el dinero.
-Ok, cuando tenga el dinero seguimos conversando.

(Disculpe, pero con ese tipo de interés no se pagan las cosas.)

Cliente 3
-¿Usted hace envíos?
-Claro, pero ese costo lo cubre usted, porque sino pierdo toda la ganancia.

(El libro costaba 4 dólares... El envío 5 dólares)

Cliente 2 (nuevamente)
-Vieras que ya tengo el dinero.
-¡Qué bien!
-Pero es que no vivo cerca, le puedo pasar el número de mi amiga, para que usted se ponga de acuerdo con ella para ver cómo se ponen de acuerdo...

(Y después dicen porque estamos como estamos... Igualmente acepté darle mi número... Y su amiga, más trabada que el cliente y evidentemente sin el mismo interés por comprar el tiliche).

-Vieras que yo casi nunca voy por allá, no puede mandarmelo por Uber.
-Claro pero ese costo ustedes lo asumen.
-Déjeme para hablarlo con mi amiga.

(En la tarde otra persona me contactó y al día siguiente le estaba vendiendo el tiliche, la amiga, de la amiga, ni la amiga me volvieron a contactar).

Cliente 4
-Paso por su casa a las 10

(A las 10:40 pasó, por dicha no es express de un restaurante).

Cliente 5 (Artículo por valor de 100)
-¿Sigue disponible?
-Sí
-¿Por qué tan caro?
-Es el precio que encontré en Ebay.
-Es que esos valen 40.

(Como buena vendedora, no lo mandé a la mierda y le seguí la conversación).

-Mmm voy a revisar precios, porque igual lo puedo vender por Ebay (son artículos de colección).

(Me pasa los precios de Ebay, de apuestas... Yo me río para mis adentros, porque yo aposté muchas veces y sé el comportamiento que tienen los artículos en Ebay, el precio de un artículo cierra hasta que dice 1 segundo para finalizar, y muchas veces perdí apuestas por solo entrar en la puja inicial y no darle seguimiento, otras veces las gané por un dólar de diferencia... Así de sencillo y sube tanto, como oferentes y ansiosos existan).

Veo el pantallazo, 10 oferentes, el precio ya va por 60 y faltan dos días para cerrar la apuesta, suelto la risa... Y le comento que yo fui apostadora de Ebay por mucho tiempo, que esa oferta fijo cierra en 80 + 30 de envío. No me volvió a contestar. 

Cliente 6.
(Artículo en 100)
-¿Cuánto es lo menos que lo deja? 
-¿Cuánto ofrece?
-80

(En mi vida he logrado yo ese descuento... ni siendo cliente frecuente y menos aún con un artículo que ya tiene una rebaja). 

Le comento que se lo dejo pero en 85 o que le vendo otros artículos que se adecuan más a su presupuesto...

No volvió a contestar.

Cliente 7
(Artículo indica que tiene fallas por eso se vende en 100).
-Vieras como me interesa el artículo, tengo mucho de buscarlo. 
-Sí, estoy revisando para ver si está completo.

(Después de haberle enseñado las fotos, el estado del artículo y demás).
-No me hace un descuento ya que trae fallas, la caja está dañada y los manuales...  (blah blah)
-Entiendo,  90.
-Mañana puedo conseguirle de una 80
-El dinero no me urge y tengo otra persona interesada, espero que ella si me pague los 100, sino vuelvo con usted (que espero no tener que hacerlo).
-Más bien, sí espero que se decida y quiera que negociemos, que estoy bastante interesado.

Cliente 8
-Quiero éstos... ¿En cuánto salen?

(Inserte cara de enojo, porque cada uno en la foto, tiene el precio).

No cuento las otras historias, para no hacer este post eterno... Pero ahora considero a todos esos y esas vendedores de zapatos, peor,  sino trabajan por comisión. 

Si usted ve un artículo y usted lo ve caro, no le de comprar...  O acaso, usted le dice: Hola Amazon, vieras que yo quiero ese artículo, ¿Me lo vende más barato? Vieras que quiero comprar ese artículo pero ahora no tengo el dinero... ¿Me lo guarda?

Sí un artículo no se vende, nadie pregunta... Uno como vendedor empieza a bajar el precio, porque sabe que no hay demanda. De otra manera, no vale negociar. 

1 comentario:

  1. Esa gente es una pesadilla. Por eso nunca tuve paciencia para dedicarme a las ventas: la inmensa mayoría son así como los has descrito. A muchos les gusta hacer de dominarlos un arte; yo no, no tengo los ánimos para eso y terminaría mandándolos a la mierda.

    ResponderBorrar

Comenten cabrones