24 ene. 2011

10 colones más

ETIQUETAS: ,   /  0 Comentarios    
Naaa, decidí escribir la historia del Lunes, promesas, son promesas...

HISTORIA DE LUNES

(Ja jaa estoy pensando en la de mañana y definitivamente está guenísima, tanto que contarla me va a matar 1000 puntos de sepsiedad, pero bueno, la de hoy es relajada porque mi memoria no recuerda las buenas, ahora en la noche hago repaso mental).

Yo siempre he sido buena para los conciertos, los amo... Era uno de esos conciertos en que reunes chapas y das un poco de dinero y vas a ver como 1000 artistas, del cuál te gusta sólo uno y no es el cantante él que te gusta, te gusta SU ÚNICA canción, que siempre es la última que canta y que todo el mundo cuándo pide OTRA, OTRA, es la que vuelve a cantar...

Bueno, yo fui a un conciertos de esos, con mi prima. Podría tener 15 años, o quizá menos, y eran los 15 años hace muchooo, en que no había fiestas para jóvenes, el toque de queda era a las 9 pm los fines de semana.

Mi papá había prometido irnos a traer a las 7pm... Nos vería en un punto... Mi prima y yo salimos a las 7:05pm y mi papá NO estaba. Felices de la vida, volvimos al concierto a seguir pegando brincos... Salimos a las 8 de la noche, llamamos por cobrar a mi casa, papi furioso dijo que nos había esperado y se fue porque no nos vio, llamamos a mi tío y furioso contestó:
¡VEAN A VER CÓMO SE VIENEN!

¡Estabamos a dos horas de nuestra casaa! ¡A doooos busessss! Y con 500 colones (solo se podía pagar un BUS, para UNA de las dos).

Y a medidas desesperadas, acciones desesperadas... Empezamos a pedir plata, nadie nos creía... Nos daban monedas de 20 en 20... Sí es que no, nos miraban raro, algunas señoras agarran el bolso durísimo, me sentía una pequeña ladrona en potencia. Un guarda empezó a "sospechar" de nosotras y nos dijo: ¡Acá no pueden pedir dinero!

Mi prima empezó a llorar y una muchacha nos dijo: ¿Cuánto les falta? Hicimos matemáticas rápida y le dimos un monto al azar... Cruzamos la autopista, paramos el bus en media carretera y mi prima se subió en carrera y yo asustada de que con el monedero no nos alcanzará... Sí pudimos pagar.

Empezamos a sumar en el bus, nos faltaban 10 colonessss para el otro bus (y cruzando dedos para que no se hubiese ido) cuándo unos muchachos a la par, empezaron a vernos... Le dije a mi prima al oído que nos faltaban 10 colones, empezamos a coquetear como chiquitas de 15 años que eramos y ellos, ellos siguieron el juego...

Entre plática de bus le dijimos lo de los 10 colones... Empezaron a buscar "monedas" y nos dieron 50 colones, cómo lo más tiernas, entre el montón de monedas buscabamos los 40 colones de vuelto... Ellos no lo aceptaron.

Llegamos a San José, a las paradas de la antigua Coca Cola (sí, sí un montón de raticas y nosotras dos chiquillas de 15 años, todas pollitas)... Empezamos a temblar y a bajar a todos los dioses...

Guiñamos un ojo por acá, un ojo por allá y nos escoltaron los 4 muchachos, dos para mi prima, dos para mí (y he de confesar que los míos eran los mejores).

Nos dejaron en la parada del bus y uno FEO se atrevió a pedir nuestro número... Recuerdo que entre risas mi prima les dijo:
No, nuestro número vale más que 10 colones.

Obviamente yo puteadísima porque no se los dio, le reclamé y ella celosa me dijo:
No se valía, a mi me diste los dos feos...

Llegamos a casa y nos castigaron cómo por un año... Y no, nunca contamos como llegamos, porque sino, aún seguiriamos castigadas.

0 Putadas:

Publicar un comentario

Comenten cabrones