23 ene. 2011

Pelos, pelosss...

ETIQUETAS:   /  0 Comentarios    
Ja jaa los títulos siempre me cuestan demasiado... Así que disculpen mi falta de creatividá... Igual si vieran las condiciones en las que escribo comprenderían muchas cosas...

(No quiero dejarselos a la imaginación, porque luego imaginan más de la cuenta, así que miren mis manos, miren mis manos, para la próxima les enseño mi copete de pájaro loco).

Sí, es pintura blanca de aceite.. Y mis piernas están de color negro...
Soy un Michael Jackson en potencia.
El punto es que entre tanta pintura y aguarras alucino maravillosamente, me vienen unas historias, me río destornilladamente y digo mirá, no la he escrito aún... Y bueno, estoy así en estas condiciones escribiendo sino se me olvida.

Mi mamá me llama carne molida, por tortera, si alguien me cuenta algo imposible yo se lo voy a creer porque definitivamente me pasó... Y sino me ha pasado, no es de extrañar que en la semana que me lo cuentan, me pase. Usualmente historias parecen creadas por los padrinos mágicos que algunas amistades piensan que soy mala mentirosa, pero creo que es de familia... Y me acordé de una de doña Carmen... Así que esta semana voy a intentar escribir todos los días una historia de esas que solo a mí me han pasado...

HISTORIA de DOMINGO:

José era un delicado, de esas personas que prefieren aguantarse las ganas de ir al baño por no entrar en un baño sucio, de las que prefieren morirse de hambre que comer ajeno. ¿Comer en el comedor? Jamás, él prefería una galleta y un jugo. Y vino a hacerse compañero de trabajo en la U... Él era -y es- un nerd. Tenía el look, la personalidad y el cerebro. Era tímido, retraído, amante del hentai, a veces me daba miedo conocerlo mucho porque sabía que dentro de ese cerebro había un loco en potencia (de los de verdá, y no de los míos).

Nos tocó hacer un trabajo y escogieron mi casa (sí, ellos tienen casas más guapas que las mía, pero la mía es fea pero con calorcito hogareño), él no comió en todo el día... NO COMIÓ EN TODO EL DÍA... Siempre he sido mala anfitriona porque a mí se me olvida comer cuándo estoy entretenida.

Los que conocen, y me conocen saben que lo único que pasa por mi cabeza son helados (sí, sí no es sepso, SON HELADOS) y en mi casa nunca faltan... ¡Cuándo faltan acá hay guerra!

Y mami ofreció helados... Media hora convenciendo a José para que comiera helados cuándo al fin aceptó... Y mami le trae dos pelototas de helado con ensalada de frutas y barquillos... Mejor que un Churchill en el Puerto.

Cuándo José ve algo en su helado, hace bisco, se pone entre verde, morado... Agarra con los dedos la pelota de helado y empieza a jalar algo... Y sigue jalando y jalando... Era un PELO enormeeeee enrrollado entre las dos pelotas de helado...

José casi que se vomitaba entre los helados, mi amiga me veía con cara de: ¿Qué hacemos? y yo me reía a carcajadas, él del asco no podía hablar y mi amiga intentando solucionarlo dijo: Tranquilos yo me lo comó.

Mami intentando aguantar la risa, intentó ofrecerle otro, pero no, José no quiso más.  Mi amiga veía extrañas los helados y le dije: No se lo coma, vaya y se sirve ud misma, así si le sale uno, ese es suyo, deme eso que entre más largo sea el pelo más tranquila me lo como.

Obvio que me supieron a gloria... Y no les quise contar a ellos en las diferentes circunstancias -asquerosidades- en las que me había -y ha- tocado comer para no solucionar lo insolucionable con una de mis historias...

José que ya no podía contener el hambre dijo:
Me pueden acompañar a comer a Mcdonalds.

Y a mí allí mismo casi me da un infarto al ver que él prefería comida rápida grasienta y quiénsabe en que peores condiciones, pero no, por una de esas extrañas veces no intenté hacer que cambiará de opinión.

Desde ese día Carmen no le sirve helados a nadie, solo ofrece y dice: Allí están en el refri, si quieren busquen...

Y para no mentir, tengo ya, varios años pidiendo (y seguro por maldosa no se me ha dado) ver un día en la televisión en que a José le salió una cucharacha en una Big Mac o que está en una cama con sobrepeso por comer solo comida rápida.

PD: Recuerden, entre más largo es el pelo, más tranquilas y tranquilos pueden comer... Y cómo me dijo un amigo:
Ojála siempre le toquen lampiñas... Porque sino le va a tocar comer entre más pelos...

0 Putadas:

Publicar un comentario

Comenten cabrones