17 jun. 2009

Corre Forest, Corre...

Entre besos...
Y noches de pasión...
Huyes de mí...
Te busco en los recovecos de mi habitación...
En la oscuridad de mis sentimientos...

Dime que te has hecho, quiero saber de vos.
Las sabanas están calientes, pero no estas ya en la cama.
Dame una simple explicación...
No te cubras con excusas...

Sé que duele pero dilo sin trabalenguas ni andando por las ramas.
No necesito que me mires a los ojos, puedes mandar un email o hacerme una llamada.
Dime
la verdad...

Hablaste de sinceridad, te mostré todas mis cartas, enseñame ahora las tuyas...

Duele, pero lo prefiero...

No quiero vivir con la ilusión de que algún día, pronto, volverás. No tienes que suavizarlo, dilo de frente, tan hiriente y punzante... Entre más afilada este la espada más fácil entrara, de una sola estocada...

Dejate
de argumentos y guiones repetidos, no somos protagonistas de ninguna película para que tengas que memorizar las líneas, di lo que sientes, que a esta función ya he venido otras veces...

Diferente protagonista, pero siempre el mismo título: No sos vos, soy yo...
Dime que fui un simple juego, que no querías formalidad, que no te complacía en la cama, que fui muy rápida y tenés miedo de que te sea infiel, que mi falta de curvas no te gustaba, que mi voz roncosa te molestaba...

Que mi risa es extremadamente ruidosa o que mi estado de ánimo te sacaba de quicio, que mi espontaneidad le pone límites a tu timidez... Que el lunar de mi cintura te da jaqueca... Que no queres formalizar, que te gusta tener sexo anal y nunca te lo voy a dar, que tu amor de colegio volvió, que mis amigos te caen mal, que no tenés tiempo con tanto trabajo o simplemente ya no me querés (o nunca lo hiciste)...

Dilo
, dilo ya...

Deja de correr que aún siento la brisa y tu olor en mi piel...

Pero tranquilo... Corre, sos libre...

Pero antes de que te vayas quiero cargar con algo de la culpa y dime en una sola oración

la verdadera razón.

12 comentarios:

  1. Ahora si, que todo el dolor se fue...

    Puedo escribirlo...

    Hasta Luego... Porque los putos siempre vuelven y vos no sos la excepción.

    ResponderEliminar
  2. Al leerlo pensé en lo difícil que fue, muchas veces queremos y no queremos escuchar ciertas razones; preferimos escucharlo aunque sabemos que duele, y si no lo escuchamos nos duele sin saber por qué.

    En fin, ánimo, buen texto.
    Saludos...

    ResponderEliminar
  3. Buen texto, y la verdad es dificil ingorar el sufrimiento en esas circunstancias.

    Lo bueno es que me trajo recuerdos de una buena pelicula que vi hace años.

    Salu2 de MEGAPRIMO.

    ResponderEliminar
  4. Bla, bla, bla... Lo siento pero, es más del bla, bla, bla sobre este tema.

    ResponderEliminar
  5. Si es un puro bla bla, pero no quita que no lo cuestionemos...

    Yo vivo con la duda.

    ResponderEliminar
  6. Estas pidiendo honestidad... y todo el mundo esta dispuesto a ser honesto...

    ResponderEliminar
  7. Puta, este relato/comentario, si que te ha quedado bien poetico.

    Te felicito.

    Ademas, fue como una especie de exorcismo, porque te libraste de algo o de alguien.

    Besos,

    SEX0

    ResponderEliminar
  8. No sé porqué huimos, porqué no somos capaces de dar una explicación coherente de nuestros actos ¿Será que no nos gusta lo que hacemos? ¿O que tenemos miedo de no gustar?

    Un abrazo,

    Josep

    ResponderEliminar
  9. Nas!!

    Dices cosas muy ciertas, siempre es mejor conocer la verdad. Es solo que a veces es realmente difícil preguntar. Te admiro el valor que tienes para recibir con la frente en alto el filo de ésa espada. Yo no puedo.

    Suerte.

    Nos estamos leyendo, hasta entonces...

    ResponderEliminar
  10. :/ seguro cuando vuelva ud podra tener revancha :)
    que le rinda

    ResponderEliminar
  11. quién se podría cansar de esa voz ronca????

    ResponderEliminar
  12. No sos vos, soy yo

    explicación universal de los carejebes.

    besos!

    ResponderEliminar

Comenten cabrones