5 dic. 2008

Suelo Húmedo

ETIQUETAS:   /  9 Comentarios    
Toda la noche has pedido un beso, te tiento y te esquivo, no lo soportas y besas a otra. Contoneas tus caderas, te atraigo cual encantadora de serpientes y cubres tus ojos, porque sabes que la lujuria y el licor se ve a través de ellos. Me seduces y respondo de la misma manera, simulo inocencia y esquivo hipócritamente tus caricias, te ciñes a mí y deslizas esas frías manos entre mis nalgas, me río y continúo el juego. Me deleito entre las costuras de tu pantalón y esa apretada faja que no me deja entrar en tí. Entras como sol por la mañana, en cada rendija de mi short, me muevo y una risa nerviosa nos hace disimular. No puedes contenerte y vuelves a buscar mi boca, ya no lo pude evitar... Me comes y lucho por defenderme -inútilmente-, ya que nuestros labios estaban ansiosos por encontrarse... Poco nos falto por revolcarnos en media calle. Nos tocamos a escondidas, me muevo e intentamos disimular, te estremeces y erizas cuando te abrazo por la espalda y te intento susurrar... Recorro con mi vaho tu cuello, como tus orejas y te marco con besos para que vean que por esta noche eres de mi propiedad. Me atrapas en cada esquina, me posees con cada una de tus sucias y recónditas caricias, somos ladrones que aprovechamos la oscuridad... Me llevas de la mano, parece que el camino lo supieses de memoria... Me aprisionas entre la pared y tu cuerpo, roces desenfrenados, manos cochambrosas recorren mis muslos... Disimulo mi hambre de carne y hoy me hago de rogar, sangre alborotada recorriendo mis venas, estoy a punto de ebullir... Revolcándonos en ese piso frío, movidos por el placer prohibido, entre suspiros y gemidos me dices: -"Haz silencio". Detengo el movimiento de tus manos en mi sexo, gritos ahogados, porque tapas mi boca a mordiscos suculentos. Me divierto con el temblor de tu piel, me prensas con las piernas, tan fuerte como lianas. Te amarro con mis abrazos, aruño y pellizco esas tersas y redondas nalgas. Te pones tan caliente al sentir mi humedad y me pides con un gemido ahogado: -Más ... Me muevo y quieres más velocidad... Sonidos guturales, gemidos entre cortados, terminamos regados y húmedos de puro placer...

9 comentarios:

  1. Gracias por tu comentario, un blog interesante, con carnaza, como a mí me gusta jajajajaja

    Y...que gran noche....jejejeje

    ResponderEliminar
  2. debe ser un poco asqueroso cojerse a mina que vive con la concha mojada

    ResponderEliminar
  3. jajaj te leo y gozo con vos... gran relato!!

    Alan

    ResponderEliminar
  4. HOLA
    TU BLOG ES MUY BUENO.
    HASTA LUEGO
    EMMA

    ResponderEliminar
  5. Qué buena que esta la frase que pusiste en tu blog
    “ No conozco a nadie que mienta como tú con tanta disciplina, precisión y sinceridad. “
    Si me permites la llevare conmigo.
    Besos húmedos
    Hernán

    ResponderEliminar
  6. Un relato ciertamente húmedo y sensual, me ha gustado, tu casa es muy acojedora.

    Agradezco tu visita, y te dejo Bessos

    ResponderEliminar
  7. Coincido en la genialidad de esa frase
    “No conozco a nadie que mienta como tú con tanta disciplina, precisión y sinceridad.“
    Es contradictoria en si misma, da que pensar.
    El blog fantástico, este post muy sensual sin duda

    besos húmedos

    ResponderEliminar
  8. um prazer cruzar-me contigo
    minha kerida
    se bem vinda
    fica a vontade
    estarei por perto
    doce beijo em ti
    hasta siempre!!!!

    ResponderEliminar

Comenten cabrones