7 jun. 2011

Acà, al ladito

ETIQUETAS:   /  1 Comentario    
Hacían miradas... Nada. Hacían caras... Nada.

Lo miré, me miró. Le hicé ojos, le levanté las cejas, moví mi cabeza y sonreí... Él me respondió. Se acercó, sonrió, mientras me corría...

Y sólo le pude decir:

-Con un bus tan lleno, jamás se desprecia un campo a mi lado.


Él se empezó a reír...


Y yo respiré tranquila, sabiendo que no era yo la que olía mal. (O eso creo jo joo).

1 comentario:

  1. Jajajaja, genial... voy a ver tu perfil. Carajo estás muy lejos. Saludos.

    ResponderEliminar

Comenten cabrones