5 sep. 2010

Esto del seXo con equis...

ETIQUETAS:   /  6 Comentarios    
Cuando uno es criado como mujer "normalita" en el "seno" de un hogar puritano en el que hablar de relaciones sexuales, de co-i-to, enfermedades véneras...

-Papi, papi ¿Qué es un coNdón?
-Oh Karla, es un coRdón, un coRdón... Escuche bien.


Esas temáticas siempre significaban un tragar grueso... y un... "ESO es de grandes, usted no necesita saber de ESO... Cuándo lo ocupe, le explicamos"...

Y definitivamente... NUNCA me lo explicaron... Todavía mi mamá no sabe hablar del tema y siempre desvía la conversación o sale con un: "A ud es la que le va a tocar mantenerlo"... Porque sí, ella y el sexo.... Nunca se llevaron bien... Y me viene a tener a mí...

Las mamitas doña Carmen le enseñan a uno que hacer el sepso implica "amor"... Mucho "amor"... Le venden la idea el estilo Walter Mercado... con "mucho, mucho amor" y uno protege la pulcra y digna virginidá esperando los pétalos de rosa, la música de Ricardo Montaner, la cama en forma de corazón y bla bla...

Hey, momento.. Pongan pausa a este disco...Que está rayado... Y no, no me gusta la canción.

Él apareció en su aguila azul, con un rugir sentellante y un gato... (una Harley, una bella Harley... y un gato, un bendito gato negro que me dejó todas las piernas aruñadas)... Se había robado mi corazón con su ternura, pero era posesivo... Bueno, en los primeros meses eso se valora con un:

Es que es tan detallista y se preocupa tanto por mí... ¡Ayy es un tierno!

Luego cuando uno ve 20 llamadas pérdidas... nota que algo anda mal...Pero bueno... bueno... Pongamos acción que las historias ñauñezcas así son... Y alguien por allí, me pidió detalles... Así que, ¡TÓMELOS!

Había esperado tanto verte, con eso de tu mudanza, mis vacaciones, la playa, tu trabajo... La crisis... Mi edad... Tu inseguridad con las relaciones.... El idioma.

Estaba excitada (Y no sepsosamente, sino emocionalmente), diría emocionada... Pero no, en serio estaba excitada (repito: no sepsosamente) por verlo, abrazarlo... Y él... apenas me pudo dar un beso en el cachete. Fuimos a su casa y me sirvió un café tan feo, tan feo... que parecía que lo había preparado hace 5 días, y lo había recalentado incontables veces. Pero aún así seguía eufórica (sí, esa es la palabra).

Y empezó a hablar y a hablar y a hablar... (en inglés). Yo intentaba responderle pero en ese momento él estaba tan enojado que no entendía nada de mi tarzánico inglés... Seguro hablaba tan cavernícola que solo escuchaba UNGA-UNGA...

Cocinó (no hay nada que me mueva más el piso que ver a un hombre "bailando/cantando" mientras cocina)... Y me lo comí todo, porque a mí me enseñaron a no dejar nada en el plato por educación... Pero que comida más fea... La carne era como comer un zapato.. Y el arroz tenía tanto picante que sentía que iba a escupir fuego... ¡Vaya bienvenida!

Se acostó, me acosté a su lado... Esperaba que me abrazará y hablaramos... Se levantó y me dijo:

-Estoy tan excitado (y sí, sí era sepsosamente).

Lo vi quitarse el pantalón, me quitó el mío mientras hacía muecas y una cara de: "Esto no es lo quería ahorita"...

Solo le dije:
Beseme...

Y según el me besó... Sus besos eran como su comida... ¡FEOS!

Me dejé ir... Podría relatar lo que pasó...  Pero no... Él me hizo disfrutar, gemir, o gritar... no sé... Estuvo bien, bastante bien que de solo recordarlo aún duele... Pero pude haber cerrado los ojos e imaginar cualquier rostro, poco me importaba que era él quién estaba arriba o abajo... o al lado...

Su sequedad hizo que me sintiera como un perra en celo a la que solo copulaban por naturaleza animal.
Intenté crear vínculos para que no fuera un acto tan frío, pero su piel era tan dura como la carne que había comido antes... Era como morder unos zapatos viejos y asoleados por mucho tiempo.

Y dolió... Tanto que todavía punza recordarlo... Disfruté con el cuerpo... Pero me dolió en el alma...

Me volví dura, dura tanto para entregar el cuerpo, como con el alma... Y así fue como aprendí a separar ambos... Y a no sentir ese espacio vacío que se forma cuándo uno quiere coger sin amor... O cuándo él cree que eso es amor...

6 comentarios:

  1. mmm creo que fue una muy buena mala primera vez jaja lo bueno que fue tan mala que parecia buena saludos

    ResponderEliminar
  2. Al final la mamá tenía razón; para el sexo hace falta mucho amor. Pues va a ser que sí.

    ResponderEliminar
  3. ... malas experiencias tenemos todos, yo hice.. preferí, hacer borrón y cuenta nueva. Sigo ligando ambas cosas...

    ResponderEliminar
  4. He tenido buen seXo con amor y sin amor, obvio el que mejor recuerdo es el que me hizo sentirme bien, sin importar si hubo sentimientos tiernos de por medio.
    Ese famoso vacío nunca lo sentí, será que soy medio cavernícola?

    ResponderEliminar
  5. Ka! hacia rato no leia historias asi en su blog!

    ResponderEliminar
  6. Esta historia es tan añeja. Me costó sacarla, contarla...

    Mezclar ambas, Mmm mejor para mi cabeza saber separarlas, así no duele tanto, cuando uno confunde las emociones.

    ResponderEliminar

Comenten cabrones