10 may. 2011

Soy tu hombre

ETIQUETAS:   /  1 Comentario    
 Él mensajeaba, jugaba el papel de mujer, hablaba de conocerme, de establecer una relación, de abrazarme, de extrañarme, verme, hablar, conocer mi casa, mi familia, mi mamá...

Estaba tan friqueada, ¿conocerme? ¿cómo se come eso?, pensé mil veces que escribirle...

-Estamos tan lejos, y yo,  sólo te tengo ganas porque es lo único que puedo tenerte. ¿Una relación a distancia? Gracias, pero no gracias.

Y me llegó un mensaje:

-Recargue su cuenta.

Noooo tenía saldo... Y él, cómo toda mujer que en menos de 2 minutos ya resolvió TODO, seguro empezó a amarrar cabos, montar suposiciones, leyó el mensaje, vio que no contestaba... Y en menos de  5 minutos mandó:

-¿No querés nada conmigo? ¿Soy solo una aventura? ¿Pasar el rato?

Recargué mi saldo, e hice lo que todo hombre hace cuándo no sabe que contestar... Cambiar el tema con una tontera.

-Me quedé sin saldo, perdón, y sabes que, ¡Todavía tengo arena en los zapatos!

Y sí, cambiamos de tema... Aunque sabiendo que él es la mujer, sé que mañana, volverá con el tema.

Ahhh, y dijo que me iba a enseñar a lavar bien mis zapatos... ¡PLOP!

1 comentario:

  1. Digamos que lo último fue la animalada del siglo jajajaja... y sí, es una putada eso de la necedad, pero hey, hombre que no sabe como responder a la majadería, le pela y no responde na' o dice la primera caballada que se viene a la cabeza jaja.

    ResponderEliminar

Comenten cabrones