29 dic. 2014

No se come, donde se caga

ETIQUETAS: ,   /  0 Comentarios    
Parte I  - Parte III - Parte IV (pendiente)

Ya lo he dicho, amo los consejos de hombres y ellos aman darlos, cuando se les sabe preguntar.

Amo a los hombres, por eso pido sus consejos cuando son asuntos de pantalones. Ellos no idealizan nada, no ven al príncipe azul, no me ven como la chica linda y especial que merece un buen hombre, no me ven como me ve mami que no me ve imperfecciones ante los demás, ni cómo mis amigas que ya no saben ni de que hablo.

Los hombres me ven como una mujer más, un 7 en la calle, otras veces hasta un 4.

Pósdata aclaratoria: Son post viejos, estoy publicando todas esas historias que les debí desde el 2012 y que las tengo en borrador, pero son mi vida, así que no pierden vigencia :)
___

Yo sólo intentaba estabilidad, darme una oportunidad de una relación (escalofríos aún me da la palabra). Lo intenté, lo intenté como nunca antes. No era amor, era amistad y mucha confianza (eso sigo creyendo y aún le extraño, a pesar de haberlo recuperado en una segunda vuelta).

Y pasa lo que tiene que pasar... Siempre que uno está bien...

Llega un huracán y le azota la vida sin pedir permiso, para sólo dejar rastros. Uno feliz y deseando más. Extraño arte el de querer un huracán en una vida relajada. Lo sé, ese amor por querer una montaña rusa de emociones.

Asustada y sabiendo que a pesar de ser muy racional en ciertos aspectos, las decisiones "amorosas" las tomo con los pies... Diría corazón, pero no... no es amor, era sólo capricho.

Le contaba a mi consejero todos los pormenores... Y me daba cucharada de mi propia medicina.

-No se come, donde se caga. Resuelva lo que tiene que resolver y no juegue más.

Porque sí, nos habíamos conocido por un asunto burocrático, de esos eternoooooos, que involucraban toodoo.

Mi consejero veía el agua turbulenta, la marea alta, Yo, yo solo quería pedalear en ese desastre(obvio que no lo veía así). Le prometí que daría tiempo... Tiempo hasta que el enredo que teníamos se arreglara, en mi ideario, serían unas semanas... Pues no al parecer fueron... Meses... No meses, casi un año.

Y pues, pasó lo que pasa después de la tempestad... El tiempo nos dio la calma y el olvido (o hasta que revisas tu celular)...

Y cuál sentencia, lo anoté en mi Bucket List (Lista de Caprichos sin Sentido).

Parte I - Parte III - Parte IV (pendiente)

0 Putadas:

Publicar un comentario

Comenten cabrones