19 dic. 2014

Bendita urgencia navideña - Disimulando el hambre

Hay varios tipos de hombres, pero ahorita no vamos a clasificarlos, eso de etiquetar no me va.

Hoyitos.... Mmm. Hoyitos.
Pero en mi universo hay dos tipos de guapos:

1. Ese que te da torticulis por volverlo a ver, buen cuerpo, una espalda que uuuuuuy madre mía, y unos brazos que babeas imaginando cómo te lanza a la cama, con él te imaginas todas las suciedades.

2. Y ese otro que sabes que le encantará a mamá y a vos también por cosi, bien vestido, huele delicioso, ni un pelo se le mueve de su sitio, un chico guapo, pero lindo.


Pues Tod, era del tipo 1, musculoso, gracioso, sabía que era guapo, pero esa justa medida entre guapo y "no me hables". Bueno no, él juega tan de guapo... pero bueno... Conmigo... Conmigo pudo, pero al final la cagó.

Hablábamos por el chat de facebook (a decir verdad, fui yo la que empezó la plática, tenía una pregunta y pocos podían contestarme). La plática cumplía todo lo que una buena plática "cibernética"con alguien atractivo hace, producir una ansiedad cuando lees:

 "Escribiendo..."

 Yo esperaba un: cuándo nos vemos, cuándo salimos, un veámonos.

Y me sale con el tan odiado: ¿Tenés alguna foto sexy? 

Hubiera metido las manos a través del celular para salir por el suyo y ahooooorcarlo. Peor aún, tenía meses, meseeees de no hablarme.

No sé ustedes, pero detesto el exceso de confianza, a mí nadie me pide fotos sexies sin que yo le haya mandado veneno o una indirecta, no había sextalking... No hablábamos nada que insinuará nada perverso ni malintencionado, NADA. Y sí las mandará sería con una intención, "Quiero contigo ya"

No voy a negar que no he mandado fotos "sexies" pero nadie me ve así porque así, además (y tengo testigos) las fotos no son mi especialidad... No me tomo fotos porno desde... desde... que subí de peso y me veía unas piernas muy gordas... Eso hace 2 años, sino es que más.

Empecé a ver la conversación, no había nada, lo más "sexy" que pude haber dicho fue, que hacía frío... Ahhh sí... No, no. Noooo había nada.

Le contesté:
-No es mi estilo.
-Lo entiendo.

(FIN DE LA CONVERSACIÓN, porque sí, él dejo de hablarme y yo de seguirle la corriente)



Juan era diferente, era guapo, no despampanante, pero si estaba "bien hecho", nunca me atrajo porque me parecía muy hablador y yo tampoco le resulté atractiva, eso sí, eramos "compas".

Un día hablábamos en Skype de todo. Y plaff salió con su "Domingo Siete".

-¿Qué te parece mi pilin? (Mientras me enviaba una foto, de suuuu pilín).
-WTF ¿Por qué putas me manda eso?

(He de confesar que ni lo vi bien, cierro los ojos y ni lo recuerdo).

-Es que sos muy honesta y quiero tu opinión.
-Ver un pilin sin antojo, es como un bocado con moscas.. Nadie lo quiere.

Y sí, así la cagó.

Bueno no, recuerdo que por su des-inhibición lo llamé para una sesión de desnudos...

Se intimidó conmigo... Y no se le paró. Yo lo consolaba con un:

-Tranquilo, mis compañeros de clase NO quieren vérsela dura, son desnudos, no fotos porno.

Y sí, a mi correo después llegaron fotos suyas... Duro... para lo que me importaba... Pero claro, su ego había salido herido.

3 comentarios:

  1. recuerdo hace unos años algunas sesiones vía skype... madre mía ¡que se repitan!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cállese. Pasadoooo, pasadooo... El skype y yo hemos dejado de ser amigos. Ya soy más señora.

      Eliminar
  2. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar

Comenten cabrones