29 nov. 2008

Ese...

ETIQUETAS:   /  0 Comentarios    
Despechada y algo alcoholizada le busqué un sustituto a tu cuerpo. Él llegó e intenté pasar el rato... Escuché su respiración y supe que no era la tuya. Oí algo...

Era tu voz... Querías verme, ni lo dudé.

Saqué a ese de nuestra cama, la sombra que había buscado para remplazar tus caricias y extrañar menos tu ausencia. Creí que soñaba, hasta que sentí tus manos frías tocando las mías. Intentaste besarme y te esquivé con el temor de que sintieras el sabor amargo de ese en mis labios.

No era una fantasía, si estabas junto a mí. Terminamos revolcándonos en nuestro cuarto, que aunque no lo conocías siempre te perteneció. Tocabas cada parte de mí como si lo conocieras desde siempre, parecía que leías mi mente, una y muchas más me viné...

Disfrutaste el calor de mi humedad y el silencio que producían mis gemidos. Los recuerdo como si fueran ayer, porque aún siento tus manos frías recorriendo este cuerpo hirviendo, que espera en nuestra alcoba tu regreso...

0 Putadas:

Publicar un comentario

Comenten cabrones