23 ago. 2011

¿¡Eras mi Plan A!?

ETIQUETAS:   /  2 Comentarios    
Había ideado mil y una manera para besarlo... Me lo había prometido... ¡TENÍA QUE BESARLO! Porque si esperaba que él lo hiciera nunca sabría si era el indicado...

(Sí, sí y sí... Soy rara, pero alguien que me besa mal, no merece mi "enamoramiento")

Y estaba allí esperándolo... Me sonrió, y cuándo puse mi mejilla para que me besara, corrió su boca... su boca anduvo cerca de mis comisuras... y así quedé fría-anodadada... Y sin pensarlo, asustada, me moví. Él había dado EL paso y yo había huido cobardemente

Miró su reloj, y dijo: Mmm, llegué dos minutos tarde, ¿Hace cuánto llegaste?

Caminamos, reímos... Describir como la pasamos bien, sería llenar páginas de obituario, que sólo al que se le murió un familiar lee.. Entre lluvia, sombrillas, pies descalzos, terminamos en su casa.

Yo y mi constante pelea por estimular a ver cine de calidad me hicieron estar en sus cama viendo una película...

Película que odié... Fea con F de Culo...

Y ahora intentando recordar cómo me besó me hizo saber que no, que no lo recuerdo, y que debo escribir apenas me pasan las cosas... Aunque sí recuerdo cómo dejé de besarlo:

"Me caí de la cama"

Bueno no, no me caí, ella me hizo tragada... era una seudo-cama matrimonial, porque eran dos individuales unidas por... NADA. Y justo, allí en esa unión me caí.

Entre risas y moretes, seguimos viendo una película que apestaba... (yo y mi manía por terminar toda película que empiece a ver... por eso he visto el Mono que juega hockey, 1000 y una veces - y ni hablar de las navideñas dónde el milagro es la nieve, milagro sería acá en Costa Rica xD).

-¿Quieres seguir viendo la película?
-Ahora lo que quiero son tus besos... y así me avalanzaba sobre su cuerpo...



-¿Por qué me la quitas? -mientras veía cómo luchaba con mi enagua.
-Quiero hacerlo.

Y así me arrancó la enagua, porque con la blusa... con la blusa no pudo, esa solo la movió para dejar los senos en una buena posición para acomodar su boca...No dejaba de recorrer con sus manos mis piernas...

Me cogió, por qué sí, no me dio tiempo de hacer nada... Dónde lo sentí encima, puse mis manos en su espalda... y al sentir los gorditos de su espalda no dejé de pensar en vos y en tu espalda perfecta... en cómo la habíamos pasado ayer...y que la que había estado encima era yo, mientras vos no dejabas de jadear..

2 comentarios:

  1. ésta es una carta de amor con final agridulce

    ResponderEliminar
  2. Uyyyy eso de estar con "él" y pensar en "vos", bueno...

    ResponderEliminar

Comenten cabrones