11 sep. 2011

Suyo, mío, suyo, mío, ¿Intercambiamos?

ETIQUETAS:   /  1 Comentario    


♫♫  Me cuesta abrir los ojos
y lo hago poco a poco,
no sea que aún te encuentre cerca.
Me guardo tu recuerdo
como el mejor secreto
...
 
(Historia AÚN NO superada, pero bueno ya el tiempo que ha pasado es DEMASIADO para seguir en éstas, siempre cuándo escribo los sentimientos se quedan acá).

Chad era (es?) de esos chicos que a uno le interesan, pero no tanto como para querer invertir energía porque el presentimiento le avisa que no va para ningún lado... O quizá esas 5 horas de distancia, hacía que supiera que sí, que no ibamos para ningún lado.

Y un día por coincidencia encontramos un tema del que charlar.... Y cambió todo, empezó a mensajearme todos los días, a saber que pasaba conmigo, a contarme que pasaba con él.. Todo eso que yo ocupaba del "otro" y que no me daban...  Todas las mujeres ocupamos un poco de atención, un tan fácil: "¿Cómo te ha ido hoy?"

Esas simplicidades que uno sabe que está presente en la mente del otro... ¡Culioladas bonitas!

Nunca se perdía por mucho, y cuándo él se perdía, yo le aparecía. Y entre un día y otro, vino a hacerme visita... (Creo que sí, los dos nos teníamos demasiadas esperanzas, exageradas, pero bonitas).

Y al fin nos vimos... eso de que uno se abraza y demás... Y conocí a su mejor amigo... Esa espalda que todavía me hace suspirar cuándo la recuerdo...

♫♫El me mira tu me miras
Yo te miro, nos miramos
El te mira tu le miras
Y los tres nos miramos
 

Chad estaba rígido, asustado, yo lo tenía anodadado... Y a mí, a mi su mejor amigo me tenía igual..

♫♫ Y entre tanto, tanto ajetreo
Dejo volando ojos cerrados
Ojos abiertos guiñados indiscretos
Entre tanto me esta dando un escalofrío
Que me gusta, mucho

No sé en que momento, ni cómo, empecé a bailar con su amigo, y sí, el único defecto que tenía, era la ausencia de su culo, una hermosa espalda larga. Y sin saber cómo tampoco, terminamos (los TRES) tomando un taxi que venía para mi casa, pero antes pasamos a comprar algo para beber.

Su mejor amigo entró al supermercado, y al instante salió... Había un letrero en español, y lo poco que había entendido era que a las 12md no vendían licor, me tomó de la mano y me llevó a ver si había entendido bien (sí, sí... ESE gringo, ESA espalda que no supero... ) Me senté dentro del supermercado a pensar que hacíamos, él me agarró la cabeza y me besó de trompa... y se fue.

Mis labios rígidos estaban húmedos de su saliva... Salí del supermercado, no podía ver a Chad de la misma manera... Y empecé a correr,  y él... él corría conmigo... (sí, sí, no es ninguna literalidad, corrió conmigo, sin un zapato y casi, casi le gano)

Entre corridas y por buscar un baño en el recorrido, nos metimos en un bar cerca de mi casa... Y Chad se nos perdió...

Lo llamamos, nada.... Lo llamamos, y estaba tan borracho que solo decía parque, parque, parque... Al rato, mandó un mensaje: "Fiesta".

Él me convenció y dejé de preocuparme por Chad, sabía que tenía dinero y sabía como volver, y yo estaba con él..

Le pedí un abrazo, le vendí mi cama como la mejor, y aún así temblaba de miedo, me mordió, nos besamos, y seguía con miedo... Y él dijo:

-Me gustas, ¿Te gustó?
-Sí, tiemblo de tenerte tan cerca.


Nos empezamos a comer vivos, yo devoraba sus tatuajes...  Y rato más tarde, dije:

-No hay condones, ¿Querés juegar?
-Amo juegar, es mi parte favorita.


Había deseo, habían ganas... Me mordisqueaba y yo gemía...


Ahora su boca era la húmeda, y no por mi saliva... Y así, lo jalaba hasta mí para besarlo y limpiarlo... Y él volvía a bajar... Me tomó con su boca, tantas veces, que perdí la noción de todo... No dejaban de temblar mis piernas en sus hombros.

Lo último que recuerdo, fue es haberle mordisqueado las líneas perfectas que se hacían por su abdomen plano, ese triángulo maravilloso... Y cómo ahora era su turno para retorcerse....

Hicimos charcos... Y el amanecer vino con nosotros, desnudos, abrazados bajo las sábanas...

Me levanté y no podía dejar de mirarlo desnudo en mis cobijas de ositos... Se veía tan perfecto.

Y Chad llamó... Nuestra burbuja se derrumbó... Nos quedamos en el sillón hablando de sus tatuajes, de la vida y de nada... Él no quería irse... Yo no quería que se fuera... Pero yo tenía que irme, él tenía que irse...

Acortamos las horas abrazados al sillón... Y Chad volvió a llamar...

Supe que fue algo grave porque él se levantó y tomó la llamada en otro lugar, para que yo no oyera nada...
Seguimos en el sillón, y fue mi momento de irme... Nos fuimos...

Nos abrazamos... y nos dimos un Adiós de esos secos y toscos, sabiendo que 5 horas de viaje y un mejor amigo era más importante que una noche...

♫♫ Quiero volver a cerrar los ojos
Y ver lo que yo quiero
Que no tengo miedo a que pase el tiempo
Sino que pase y se pierdan los recuerdos.

El tiempo todo calma...

Y hoy, así sin más, reviví tu recuerdo, cómo suelo hacerlo cuando alguien hace que recuerde su espalda o al ver tatuajes y recordar los suyos, y ese que tenía en la muñeca que decía que era Virgo, y que quizá hoy, ayer, mañana o hace una semana podría ser su cumpleaños...
Y así, con esas malas decisiones que siempre tomo, lo busqué en el Facebook y le escribí:

Feliz cumpleaños,  atrasado o adelantado...
Solo recuerdo setiembre.

Y cómo estúpida espero una respuesta, que sé, por 5 horas de viaje y un mejor amigo no habrá...

1 comentario:

Comenten cabrones