12 ago. 2010

El arte de besar sapos

ETIQUETAS: ,   /  6 Comentarios    
- No – dijo el principito. – Busco amigos. ¿Qué significa "domesticar" ?
- Es algo demasiado olvidado – dijo el zorro. – Significa "crear lazos..."
- ¿Crear lazos ?
- Claro – dijo el zorro. – Todavía no eres para mí más que un niño parecido a otros cien mil niños. Y no te necesito. Y tú tampoco me necesitas. No soy para ti más que un zorro parecido a otros cien mil zorros. Pero, si me domesticas, tendremos necesidad uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo. Yo seré para tí único en el mundo...

A veces se tiene que tocar fondo o al menos creer hacerlo, no he pasado de los 40 m, aún mi tanque de "oxígeno" no da para más. Pero a ese decenso, la hipodermia y los pulmones mandan señales de alerta de que no todo anda bien o tan bien como se cree y se tiene que subir... Y se necesita un cambio urgente, de esos que siempre cuestan mucho...

Mi cambio vino con el GRINGO DOS (historia que les debo, cuando recupere mi dignidad y mi ñauñez, les cuento) encaminé ese camino de no querer más putos, de no querer NADA.

Las mamitas que todo lo saben, y más doña Carmen que fue sacada de una fusión entre Maquiavelo y Louisa May Alcott (la autora de Mujercitas) muy "diplomaticamente" diijo:

-El sapito es un buen hombre, bla bla bla... (Incluya acá todas esas características que las mamás buscan en los hombres que quieren para sus hijas)...

Yo solo decía sí con la cabeza, porque sí... El sapito tiene un moñito de perfección...

-Mami, pero es feoooooooooooo... Y es mi amigo.

Siempre lo había considerado MI AMIGO y eso le quitaba cualquier atracción que pudiese sentir.

-¿Acaso no se ha visto en un espejo? Ni que fuera guapísima para que sea tan exigente. Y tal vez él no es tan guapo, pero tiene muchas más cosas que ofrecer.

Me dolió... Mi mamá había dado en el clavo... Las bellezas alternativas tenían lo suyo... Y yo, yo con mi mega-autoestima las había pasado de lado... Era (¿Soy?) una hueca que le importaba más el cascarón que la yema...

Y ahora, ahora... Quiero aprender a besar sapos... Quiero aprender a quererlos..

Y volvió con el zorro:
- Adiós – dijo...
- Adiós – dijo el zorro. – Aquí está mi secreto. Es muy simple: sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos.
- Lo esencial es invisible a los ojos – repitió el principito a fin de recordarlo.
- Es el tiempo que has perdido en tu rosa lo que hace a tu rosa tan importante.

Pero tengo una duda...

¿El sapito querrá domesticar y besar monas vestida de seda?

¿Se aprende a querer en el camino?

6 comentarios:

  1. HOLA!! BUENO MUY INTERESANTE HISTORIA CREO QUE DEBEMOS DE VER MAS ALLA DE LO Q LA BELLEZA FISICA NOS MUESTRA MUY BIEN POR TU MAMA! Y PUES NO NECESITAS BESAR AL SAPO SOLO DALE AMOR PARA VER SI EN REALIDAD SE PODRA ONCVERTIR EN TU PRINCIPE NO SE BUENO OJALA Y TE VALLA BIEN Y LA MONA DE SEDA CREO QEU SIEMPRE HAY UN ROTO PARA UN DESCOCIDO SALUDOS

    ResponderEliminar
  2. creo que la única manera de solucionar tus inquietudes es arriesgándose a vivírlas. besa sapos.

    ResponderEliminar
  3. si a veces ni una verga quieren besar, cuando van a besar sapos, sasmamadas.

    tu mero mole dixit

    ResponderEliminar
  4. Hola putica... mi basta experiencia (huy si que experimentado) me ha enseñado que uno aprende a querer y amar en el camino. La verdad si lo piensas bien uno conoce una persona y no la ama con el alma de una vez... noooooo eso va naciendo poquito a poquito y lo va viendo uno en los ojos del otro.
    En alguna película lo decían muy claro, hay que elegir (o dejar ser elegido) e intentar que funcione.

    Un gran beso.

    ResponderEliminar
  5. MAe que necia que sos.. QUE NO SE APRENDE A QUERER EN EL CAMINO :@

    La quiero, y me encanta pinceladas de nuestras breves conversaciones por msn aquí en su blog :D

    ResponderEliminar
  6. Hola

    Pienso que si se aprende a querer en el camino, lo primero es un enamoramiento como los hay muchos, pero luego en las malas, y en el dia a dia, es cuando se sabe que hay algo mas por lo que estar con esa persona, ahí es donde realmente sabes si quieres estar o no a tu pareja realmente.

    Así lo pienso pero no se si es la única forma de aprender

    Saludos

    ResponderEliminar

Comenten cabrones