25 ago. 2014

Rodar, solo rodar.

Llega un momento en la vida, en que te das cuenta que tienes que seguir un plan de vida.

Eres la novia de... la esposa de, la empleada de... Tienes una etiqueta. Y gustos que dejan de ser personales, para ser de la masa.

Estás dentro de un grupo etario (de 25 a 35 años)... Cumples con ciertas características comunes a ese grupo... O esos grupos. Y sigues un plan de vida con intereses propios o adquiridos por la edad, por la posición socioeconómica, por tus amigos, por tu trabajo, o porque lo leíste en internet y te gustó. (Ñoño)

A los 22 ya tienes que estar terminando tu carrera, a los 25 empiezas a crecer laboralmente, a los 28 sos exitoso, ya piensan en familia, a los 30, ya buscas esposa, a los 35 ya casado, feliz y con un niño.

(Cambien las ideas y patrones, pero saben de que hablo, eso de que ya le construyen a uno el mundo y a esa edad uno tiene que haber cumplido ciertos objetivos).

Si viene un cumpleaños.... Golpe bajo, vas atrasado en tu plan por 3 años...

Otras veces sólo sos un bicho raro que vive aún con su mamá, que "colabora" en la mínima en su hogar... Y que no quiere casarse ni tener niños... (nunca).  

Las señoras de mi barrio le llaman: "Espere que se enamore de un patas vueltas y va a tener un kínder" o el mejor "Quiero verla en un años, cuando se le prenda el instinto materno".

Peor aún, cuando hablan del reloj biológico.

Reloj biológico mis pelotas, vean la película de Benjamín Button y hagamos ya, ya una reunión con Dios (o el Santo/devoto/fuerza del universo/demás que crean... Ateos abstenerse) para que cambiamos el orden del universo.

______________________________

Estaba (¿estoy?) pasando por mi crisis del sobrepeso, en un año había subido más de 15 kilos... Sino es que más. Se me veían brazotes, tetotas y una pancilla que hasta me daba lástima verme en el espejo, me deprimia vestirme. Tenía cuerpo de luchador retirado. Todas las pelotas colgaban. Un fisioculturista retirado.

Los pantalones no me quedaban, las blusas me asfixiaban, y como una Hulk, rompí varia ropa en situaciones incómodas (luego les contaré) , lo único bueno era que por fin sentía que tenía nalgas.

Y pues vino la tan temida reunión de compañeros de colegio... No sabía ni que ponerme, no sabía como peinarme, no nadaaaa. Tenía que verme guapa.

En el colegio nunca fui nada. Fea, feíta. Bien feíta. Sin gracia. Sin nada. Tan "X" era que en las fotos que ellos pasaban, no salía.

Con el whatsapp había visto fotos, pero cómo me ha pasado muchas veces, uno ve algo en fotos, otra es la realidad.

Sorpresa, vaya sorpresa.

-Uy Karla, cómo has cambiadoooo. Maquillada y peinada.

(Me reía para mis adentros, porque estaba peinada y maquillada para ellos, y ellas estaban gordísisisisimas).

-Sí un poco. Subí mucho de peso, me maquillo y me peino para que no me vean tanto el cuerpo.
-Pero sí ya bajaste de peso.

Y reí, reí fuertemente.

Claro, todos mis compañerxs estaban bolita, si yo era un cero, ellos eran un cerototote (ji jiii).

Casados, con hijos... Divorciados, vueltos a casar, con hijos de nuevo. Sin empleo, con empleo. Novios desde el colegio, casados desde entonces... Esos matrimonios, que allí van, allí van... Uno le suma unos 5 años y divorcio en malos términos.

Los solteros, eramos los más guapos, felices y animados de la noche...Así que empezó el discurso. Esa profesora que nos daba clases, la vez en que...

Y empezaron a hablar de las hazañas del colegio, hazañas que nunca conocí porque nunca me integré a su grupo. Rememoraban y estaban felices por los tiempos vividos sin ataduras, y yo en mi cabeza pensaba, eso lo hice la semana pasada.

Supe que no tenía nada que hacer allí- Nada. No había nada que recordar, nada que celebrar. Nada que presumir, yo era feliz a mí manera, en mi presente. Ellos, ellos todo lo hablaban en pasado. Un pasado que no me hacía mucha gracia.

La tómbola de la vida me enseñó que uno vive el hoy, disfruta el hoy, aprende del ayer y construye el mañana.

Y que siempre al finalizar la noche, se fija en que se trajo el suéter correcto...

(Aún en mi perchero está un suéter gris, de un compañero... Espero el mío le haya quedado precioso porque  por más que lo contacté, él nunca hizo el intento por devolverlo)