1 mar. 2013

Colita de Chancho

Estaba en pijamas por la casa y hablaba:

-Él dijo que pasaba por mí, yo no le creo.

Y mi primo contestó:

-Si él dijo que viene, viene... No lo conozco muy bien, pero lo único que puedo asegurar es que tiene palabra. Bañese YA y deje de dar vueltas.

Y así sin más salí corriendo a alistarme...

Él llegó... Oí su voz, y llegó el olor de su colonia... Mmmm... Su ropa, su estilo... Mmm.

Sino había fantaseado antes con él, en ese momento empecé a hacerlo...

Decir que me conquistó por lo fácil que era(es) estar a su lado, sin nunca antes haber conversado por más de 10 minutos... Por sus risas, por sus historias, por lo fácil que le resultaba hablar de amor, de sentimientos, siendo divorciado... Era mmmmm.   Irresistible.

Sé que entre mis palabras iban indirectas, él no las captaba... Lo que hacía más excitante la situación. Yo quería besarlo... Pero no tenía el valor.

Era tarde, muy tarde... Y me iba a dejar a la casa, cuando sin querer dije:

-Estacionese acá.

Y así lo hizo....

Me le tiré encima y lo besé... Su barba raspaba, pero eso había querido toda la noche...

El se apartó, jadeaba y me miraba con los ojos desorbitados.

-Esto es raro, nosotros somos..
-¿Somos qué?  ¿Familia?
-Sí.
-¿Y qué? ¿Tienes miedo de que nuestros hijos tengan colita de chancho?
-Mmm, es extraño.

Y me volvía a besar...