28 sep. 2011

Pequeños detalles

No sé en que momento uno cambia sus gustos y empieza a apreciar los pequeños detalles (o siempre lo ha hecho y no lo había contemplado).

Hoy venía en el bus, él me cayó mal porque casi que tuve que ponerle el bolso en las piernas y gritarle con voz "linda": Permisooooooooooo para que me diera campo en el asiento de la par.

Y así, lo blasfemé en mi cabeza, mientras me sentaba y acomodaba mi barney-bolso en las piernas, estaba haciendo toda la lista de pendientes para el día siguiente y sentía como él metía la cabeza entre lo que yo escribía.

Y de nuevo en mi cabeza, le ponía el papel en la cara y le decía:
Vinee, tome vinee, ENTROMETIDO... Es la lista de pendientes... Y esto, esto es un guión para un cortometraje... ¿Querés actuar? El papel te queda bien.

Y volvía a la realidad, entre risas los que iban de pie, como sardinitas hablaban de meter más gente.

Y así sin más, él sacó de su bolso, unas llaves, y cogió la roja en sus manos... El hecho de que ya fuera preparado para entrar a su casa sin durar mucho buscando las llaves...

¡LO AMÉ!

Así, sin gracia, por ese detalle, lo amé.

Y así, entre risas recordé todas las veces en que en menos de 5 segundos me enamoraba-desenamoraba de un desconocido...

Y recordé...

Enamorarme del flaco que hacía fila a mi lado porque olía a axe de chocolate.
Y desenamorarme de otro, porque se estaba comiendo las uñas.
Enamorarme de aquel, que escuchaba Tool, en unos audífonos Sennheiser.
Y desenamorarme de otro, porque tenía un tic en la pierna y me movía la banca que compartíamos.

Y sí, así podría seguir... ¡Qué ricooooooo, enamorarse y desenamorarse de desconocidos!

15 sep. 2011

Hay dos tipos de hombres...

Cuándo uno se hace especialista en el género masculino (¿A quién engaño?)... y es algo calculador y estratégico se inventa teorías para categorizarlos y conocerlos mejor... Y cuándo una funciona... SE POSTEA.
Existen dos tipos de hombres:

El que intenta tener algo con vos, te tira veneno, y sino lo logra, lo acepta y sigue siendo el mismo... Puede que se aleje, puede que siga siendo tu amigo. Pero berrinche... JAMÁS.

Y el segundo, el canalla que te tira veneno, te conquista, cree que te tiene en sus manos e inmediatamente quieres que ya estes desnuda sobre él, sino lo logra... Se enoja, bocifera, te manda a comer mierda, hace berrinche, habla mal de vos... y si puede, te hace la vida imposible...
El fue uno de esos, nos estabamos conociendo, nos llevabamos bien... Se portó simpático, atento, caballeroso, le tuve tanta confianza que fui a su casa a comer (errror, aprendido de por vida)... No había terminado de comer cuándo él ya estaba saltando sobre mí. ¡Lo odié!

Terminé de comer, y él ya me quería comer... Me besó como si se le acabara la vida... Sentía que me arrancaba la boca de lo tosco que era... Empecé a besarlo despacio, siguió mi ritmo, y ya estaba intentando agarrarme una... Lo regañé, y seguimos besándonos... Y volvió a hacerlo, sentí que me la arrancó. ¡Lo odié más, le torcí la cara y me levanté molesta!

Fui al baño, y al salir, él estaba parado con la puerta abierta y dijo:
- ¿Cómo te vas a ir?¿Te llamó un taxi?

11 sep. 2011

Suyo, mío, suyo, mío, ¿Intercambiamos?



♫♫  Me cuesta abrir los ojos
y lo hago poco a poco,
no sea que aún te encuentre cerca.
Me guardo tu recuerdo
como el mejor secreto
...
 
(Historia AÚN NO superada, pero bueno ya el tiempo que ha pasado es DEMASIADO para seguir en éstas, siempre cuándo escribo los sentimientos se quedan acá).

Chad era (es?) de esos chicos que a uno le interesan, pero no tanto como para querer invertir energía porque el presentimiento le avisa que no va para ningún lado... O quizá esas 5 horas de distancia, hacía que supiera que sí, que no ibamos para ningún lado.

Y un día por coincidencia encontramos un tema del que charlar.... Y cambió todo, empezó a mensajearme todos los días, a saber que pasaba conmigo, a contarme que pasaba con él.. Todo eso que yo ocupaba del "otro" y que no me daban...  Todas las mujeres ocupamos un poco de atención, un tan fácil: "¿Cómo te ha ido hoy?"

Esas simplicidades que uno sabe que está presente en la mente del otro... ¡Culioladas bonitas!

Nunca se perdía por mucho, y cuándo él se perdía, yo le aparecía. Y entre un día y otro, vino a hacerme visita... (Creo que sí, los dos nos teníamos demasiadas esperanzas, exageradas, pero bonitas).

Y al fin nos vimos... eso de que uno se abraza y demás... Y conocí a su mejor amigo... Esa espalda que todavía me hace suspirar cuándo la recuerdo...

♫♫El me mira tu me miras
Yo te miro, nos miramos
El te mira tu le miras
Y los tres nos miramos
 

Chad estaba rígido, asustado, yo lo tenía anodadado... Y a mí, a mi su mejor amigo me tenía igual..

♫♫ Y entre tanto, tanto ajetreo
Dejo volando ojos cerrados
Ojos abiertos guiñados indiscretos
Entre tanto me esta dando un escalofrío
Que me gusta, mucho

No sé en que momento, ni cómo, empecé a bailar con su amigo, y sí, el único defecto que tenía, era la ausencia de su culo, una hermosa espalda larga. Y sin saber cómo tampoco, terminamos (los TRES) tomando un taxi que venía para mi casa, pero antes pasamos a comprar algo para beber.

Su mejor amigo entró al supermercado, y al instante salió... Había un letrero en español, y lo poco que había entendido era que a las 12md no vendían licor, me tomó de la mano y me llevó a ver si había entendido bien (sí, sí... ESE gringo, ESA espalda que no supero... ) Me senté dentro del supermercado a pensar que hacíamos, él me agarró la cabeza y me besó de trompa... y se fue.

Mis labios rígidos estaban húmedos de su saliva... Salí del supermercado, no podía ver a Chad de la misma manera... Y empecé a correr,  y él... él corría conmigo... (sí, sí, no es ninguna literalidad, corrió conmigo, sin un zapato y casi, casi le gano)

Entre corridas y por buscar un baño en el recorrido, nos metimos en un bar cerca de mi casa... Y Chad se nos perdió...

Lo llamamos, nada.... Lo llamamos, y estaba tan borracho que solo decía parque, parque, parque... Al rato, mandó un mensaje: "Fiesta".

Él me convenció y dejé de preocuparme por Chad, sabía que tenía dinero y sabía como volver, y yo estaba con él..

Le pedí un abrazo, le vendí mi cama como la mejor, y aún así temblaba de miedo, me mordió, nos besamos, y seguía con miedo... Y él dijo:

-Me gustas, ¿Te gustó?
-Sí, tiemblo de tenerte tan cerca.


Nos empezamos a comer vivos, yo devoraba sus tatuajes...  Y rato más tarde, dije:

-No hay condones, ¿Querés juegar?
-Amo juegar, es mi parte favorita.


Había deseo, habían ganas... Me mordisqueaba y yo gemía...


Ahora su boca era la húmeda, y no por mi saliva... Y así, lo jalaba hasta mí para besarlo y limpiarlo... Y él volvía a bajar... Me tomó con su boca, tantas veces, que perdí la noción de todo... No dejaban de temblar mis piernas en sus hombros.

Lo último que recuerdo, fue es haberle mordisqueado las líneas perfectas que se hacían por su abdomen plano, ese triángulo maravilloso... Y cómo ahora era su turno para retorcerse....

Hicimos charcos... Y el amanecer vino con nosotros, desnudos, abrazados bajo las sábanas...

Me levanté y no podía dejar de mirarlo desnudo en mis cobijas de ositos... Se veía tan perfecto.

Y Chad llamó... Nuestra burbuja se derrumbó... Nos quedamos en el sillón hablando de sus tatuajes, de la vida y de nada... Él no quería irse... Yo no quería que se fuera... Pero yo tenía que irme, él tenía que irse...

Acortamos las horas abrazados al sillón... Y Chad volvió a llamar...

Supe que fue algo grave porque él se levantó y tomó la llamada en otro lugar, para que yo no oyera nada...
Seguimos en el sillón, y fue mi momento de irme... Nos fuimos...

Nos abrazamos... y nos dimos un Adiós de esos secos y toscos, sabiendo que 5 horas de viaje y un mejor amigo era más importante que una noche...

♫♫ Quiero volver a cerrar los ojos
Y ver lo que yo quiero
Que no tengo miedo a que pase el tiempo
Sino que pase y se pierdan los recuerdos.

El tiempo todo calma...

Y hoy, así sin más, reviví tu recuerdo, cómo suelo hacerlo cuando alguien hace que recuerde su espalda o al ver tatuajes y recordar los suyos, y ese que tenía en la muñeca que decía que era Virgo, y que quizá hoy, ayer, mañana o hace una semana podría ser su cumpleaños...
Y así, con esas malas decisiones que siempre tomo, lo busqué en el Facebook y le escribí:

Feliz cumpleaños,  atrasado o adelantado...
Solo recuerdo setiembre.

Y cómo estúpida espero una respuesta, que sé, por 5 horas de viaje y un mejor amigo no habrá...

¡Dos por mil!

Él tenía todo eso que uno cree buscar... Y sin saber él hablaba de todo lo que quieres oír, y él lo hace sin que seas vos la que inicias la plática. "MARAVILLOSO". Hicimos clic al instante... Y Físicamente... Magníficoo... Eso que hace CHECK en TODAS las casillas... Y uno disimulando las ganas, porque lo ve para algo más que una aventura.


Memorizaba todos mis movimientos, me veía a los ojos, se reía de mis bromas, compartimos defectos, nos quejamos de la personas, amamos la vida... Aunque siempre sentí que él nunca aceptó nuestra diferencia de edades...  "Eramos amigos"

Yo babeando por él... Terminé en su casa de playa.... Había hablado con mis amigas de que me iba a "portar bien" simplemente para no llevar las cosas tan rápido como siempre lo hago -y siempre cago por eso-.


Entre risas, sentada en la silla ponía música... Blasfemaba... y él así sin más me dio un beso de trompita en la boca... Pelee los ojos, no esperaba nada de él, empezó a reírse... yo como siempre, me cagué...

(Siempre, siempre cuando me mato las esperanzas porque no veo señales, me arman unos incendios).

Y él, él siguió como si nada hubiera pasado y se fue al balcón... Yo en la cocina seguía con los ojos pelados, helada y tiesa, sin reacción alguna.

Llegó la noche, me armaba de valor pa' portarme bien...

Le pedí su laptop para revisar mi correo y dónde abría lo que me enviaron, me saltaron unas fotos suyas... DESNUDO, de espalda, de frente, arriba, abajo, a los lados.

Me fui de espalda... Babeando seguí pasándolas... Y empezaron a salir conchas, de arriba, de abajo, de frente, de al lado (y no de las porno, sino de las de personas reales que tienen webcams -.-)... Y pa' complicarla más, cuándo me conecté al MSN pa' contarle a mi compa, su email hizo pop-up en la pantalla y se veía donde le aplicaba la misma labia a otra chica, y así sin más le tuve asco.

Basta decir, que en la noche cuándo él intentó deslizar sus manos por mis piernas, yo empecé a roncar y me moví entre la cobija.... Y cuándo él se medio durmió, me di vuelta y dormí a sus pies.

Y pa' hacerla negra y trompuda, al día siguiente, cuándo buscaba mis zapatos debajo de la cama (y sin mis culos de botella) metí la mano... ¡Cogí un condón usado!